POLÍTICA DE PRINCIPIOS/ Nivel de incompetencia

0
1528

JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ PRATS

En 2018 viene la madre de todas las elecciones. Se van a disputar tres mil 637 cargos, desde la renovación del Poder Ejecutivo federal y varios estatales hasta más de dos mil ayuntamientos, pasando por diputados locales, así como también por la totalidad de diputados federales y senadores.

El castigo de las personas capaces que no quieren participar en política es tener que sufrir el gobierno de los incapaces.
Platón

A nuestra endeble democracia le está fallando, gravemente, el cedazo para seleccionar hombres y mujeres que ejerzan el poder. Se están colando en todos los niveles de gobierno y en todos los partidos políticos personajes que ni remotamente se aproximan al perfil o a los requerimientos para los cargos de elección popular.

Al PRI le urgía retornar al poder sin importar el precio. El PAN asimiló las prácticas priistas más rudimentarias. La autodenominada izquierda ha llevado al poder políticos incapaces cuya soberbia ha afectado, seriamente, la gobernabilidad.

El tiempo le vino a dar la razón al pedagogo Laurence J. Peter, quien en 1969 enunció su famoso principio: “Las personas que realizan bien su trabajo son promocionadas a puestos de mayor responsabilidad, a tal punto que llegan a un puesto en el que no pueden formular ni siquiera los objetivos de su trabajo y alcanzan su máximo nivel de incompetencia”. También afirmó: “En una jerarquía todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia: la nata sube hasta cortarse”.

Sólo podemos esperar ya del gobierno actual lecciones de lo que no debe hacerse, desde la designación de quien habrá de conducir la política social que reafirma lo clientelar y distorsionado de los distintos programas para disminuir la pobreza, dañando gravemente la dignidad del beneficiado, hasta la cruel y pervertida práctica del chivo expiatorio.

También, la ciudadanía ha tenido culpa al no reflexionar con criterios claros de ética política cómo votar. Si a las democracias maduras les ha dañado, seriamente, la mercadotecnia electoral, en nuestro caso el perjuicio ha sido mortal.

Otra lección es que la política es cultura, se hace con ideas. Mucha razón teníaCarlos Fuentes cuando manifestaba su preocupación ante candidatos presidenciales de escasos conocimientos. Su angustia radicaba, precisamente, en el papel que el titular del Ejecutivo desempeña en política exterior, predicción que desafortunadamente se cumplió.

En 2018 viene la madre de todas las elecciones. Se van a disputar tres mil 637 cargos, desde la renovación del Poder Ejecutivo federal y varios estatales hasta más de dos mil ayuntamientos, pasando por diputados locales, así como también por la totalidad de diputados federales y senadores. Me atrevería a afirmar que es la elección más importante de nuestra historia, está en juego el futuro de México. Los mexicanos deberemos ser escrupulosos a la hora de votar.

Todos hablamos de fortalecer el Estado de derecho. Yo me conformaría, en estos dos últimos años del sexenio, con el cumplimiento (para mí) del más importante artículo de la Constitución, el 17:
Ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma ni ejercer violencia para reclamar su derecho.

Toda persona tiene derecho a que se le administre justicia por tribunales que estarán expeditos para impartirla en los plazos y términos que fijen las leyes, emitiendo sus resoluciones de manera pronta, completa e imparcial. Su servicio será gratuito, quedando, en consecuencia, prohibidas las costas judiciales.

Es reflejo del “Contrato Social”, ideado por los pensadores políticos de los siglos XVII y XVIII: el ciudadano, limitando su propia libertad, le confiere al Estado el mínimo deber de proteger su seguridad. Eso ya sería un gran logro del actual gobierno. Desde luego, no es el único, pero sí es el más elemental y urgente.

Corresponderá a una clase política, que no ha mostrado virtudes para ejercer el poder, lo cual es básico en una democracia, estar a la altura del inmenso reto de entregarle a las próximas generaciones un México un poco mejor del que nosotros recibimos.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.