OPINIÓN PÚBLICA/ Un “festín” presupuestal

0
1050

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas. – Cuando llegó a Victoria era gente buena. Aquí se descompuso al participar en funciones públicas.
Según sus datos curriculares, había estudiado secretaria bilingüe en el católico colegio Renacimiento de Irapuato, Guanajuato, su tierra.
En la región janambre hizo fortuna, la vida le dio oportunidades y van dos veces que llega al Congreso del Estado aunque sea de chiripa, sin hacer campaña y por la “buena suerte”.
La semana anterior acudió al Congreso del Estado el líder campesino e ingeniero químico Raúl Pacheco Villavicencio, en busca de la diputada Teresa Aguilar Gutiérrez. Llevaba un expediente, dijo, para recordarle “de los dos millones de pesos que se robó cuando pasó por la Presidencia (de Victoria)”.
A finales de 1995, luego de echar a golpes y arañazos al alcalde suplente Arturo Leduc Zandall, acusándolo de ser “gringo”, el equipo panista de Gustavo Cárdenas Gutiérrez logró imponerla como presidenta sustituta. Era regidora.
El, Gustavo, hombre orquesta de esa época y ahora “chapulín” de partidos, había decidido abandonar la alcaldía, irse a una diputación plurinominal y mantener la boca cerrada para evitar problemas de cárcel por peculado.
En el ocaso de ese año, en retirada, Tere y su equipo hicieron un gran “festín” presupuestal. Repartieron cheques de “gratificación” a diestra y siniestra entre los miembros del cuerpo edilicio y funcionarios.
Si es que dejaron un peso “es porque no lo vieron”, recuerda el entonces combativo dirigente de la organización Lázaro Cárdenas, un grupo de izquierda que resolvió problemas a los desposeídos.
Al llegar a la presidencia el sucesor, Pascual Ruiz García, se dio cuenta del festín y trató de que pagaran sus delitos. Presentó las demandas penales en contra de Aguilar Gutiérrez y su Tesorero Benjamín Prieto Treviño. En la Procuraduría las mandaron a la congeladora.
Es que Benja y Tere, aun cuando ya no eran funcionarios, se giraron cheques en su beneficio utilizando la misma “hulera” del ayuntamiento que ya presidía Ruiz.
Quién sabe si Raúl encontraría a Doña Tere ahí por los pasillos del Palacio Legislativo, pero tiene bien presente que ella arrastra una larga cola de cuando fue funcionaria municipal y, como sabemos, esos delitos no prescriben. Si las denuncias penales ahí están, se deben revivir. Como dice el refrán, todos coludos o todos rabones.
En su currículum agrega que fue secretaria particular de gerencia, subgerencia y contraloría del Banco Nacional de México, antes que regidora y diputada en una primera ocasión.
Más tarde delegada de la PROFECO, por lo cual, en su desempeñó, recibió amonestación de la Contraloría y su ficha ahí permanece viva por “negligencia administrativa”.
Dejamos el tema y que sea Don Raúl Pacheco el que cuente la historia de esas acciones presuntamente ilegales de la panista, en su efímero paso por la presidencia de la ciudad capital.
Hoy es diputada por segunda ocasión. No hizo campaña y durmió tranquila el día de las elecciones. Despertó con que había ganado el distrito sur de Victoria. Se “impuso” al tricolor (bueno ya renunció a ese partido) Eduardo Gattas, lo cual es otra historia.
Está por cumplirse un año de que abogado Alberto Saleh Perales fue echado del Tribunal Electoral de Tamaulipas y nada que el Senado designa a su sucesor. En esa época de crisis económica debe significar un ahorro de alrededor de 115 mil del águila –cada mes- para el Poder Judicial.
La mala noticia para el hombre del municipio de Hidalgo se dio el siete de abril del 2016, es decir, hace 10 meses. A pesar del tiempo transcurrido la silla sigue intacta.
Su mala suerte se la debe a dos: Gregorio Álvarez Juárez, un ingeniero industrial del Tec de Victoria, y a Francisco de Jesús Justiniani Ibarra, de Río Bravo, quien se consideró perjudicado por el nombramiento de Saleh (por haber aspirado al mismo cargo).
Si hablamos de renuncias, dos funcionarios del ayuntamiento presentaron dimisión al alcalde capitalino Oscar Almaraz Smer. El primero, Armando Núñez Montelongo, el Secretario, y el segundo Oscar Marcio (Marcio) Saldaña González, el mandamás de Obras Públicas.
Ambos manifestaron motivos “estrictamente personales”.
La salida de Oscar suena lógica. Es uno de los proveedores y contratistas (Block Victoria) más importantes de los gobiernos estatal y municipal. Tendría que haber renunciado a esa calidad para convertirse en funcionario.
El sustituto de Núñez será designado este miércoles en sesión extraordinaria del cabildo. Al parecer la responsabilidad se le encargará al abogado Claudio Díaz Castaño, asesor jurídico y con la experiencia de haber sido magistrado electoral.
En otros asuntos, la Unidad Académica de Trabajo Social y Ciencias para el Desarrollo Humano (UATSCDH) de la UAT, sigue adelante con sus tareas académicas. Ya prepara el lanzamiento de la convocatoria para abrir la quinta generación de Maestría en Psicología Clínica y de la Salud en el Campus Victoria.
El maestro David Báez Sánchez, coordinador de Posgrado, dijo que trabaja en la actualización del programa para emitir convocatoria este mismo mes de febrero. Ello por instrucciones de la directora Mirna Maribel Medrano Vargas, encargada del despacho.
Y este martes hubo conferencia en la Sala de Prensa de Palacio de Gobierno. El titular de Bienestar Social, Gerardo Peña Flores y sus principales colaboradores, dieron a conocer el programa social de comedores públicos y abasto de víveres a bajo precio, que pondrá en marcha la administración del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.
Es algo nuevo en un gobierno estatal. Un programa de alimentos preparados –calientes- que inicialmente generará diez mil comidas diarias al mismo número de personas en necesidad extrema.
Las tiendas de abasto darán precios en un 25 por ciento abajo del mercado y no interferirán con otras instancias federales, como Diconsa, o bien programas municipales.

Cuarto Poder de Tamaulipas/