OPINIÓN PÚBLICA/ Que no cunda el pánico

0
1871

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Vaya susto que les arrimó a los políticos –principalmente de dos partidos- la torpe declaración de prensa del delegado de Comunicaciones y Transportes, William David Knight Corripio, al anunciar que la carretera Tampico-Victoria será de paga.
Decimos dos partidos porque el PRI es gobierno federal y el señor representa en Tamaulipas al sector Comunicaciones, pero en lo personal parece estar más cerca de Acción Nacional.
De paga porque es una asociación pública privada de inversiones para la conservación y mantenimiento de trabajos carreteros, que se puso en marcha en el 2016.
Muy temprano este miércoles se dieron críticas y condenas al gobierno peñista y al partido que representa. Una que otra mentada de madre adornaron los comentarios.
La verdad es que no se trata de cobrar a los usuarios sino de pagar ciertas cantidades a diez años, a una misma empresa, por el servicio.
Se le fueron las patas al delegado. Los “estudios de viabilidad” para la concesión ya se hicieron. Es un hecho que habrá concesión el año entrante. Las partidas ya están autorizadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2018.
¿Error de los reporteros? Ellos tienen las grabaciones de voz del funcionario.
Pero, que no cunda el pánico. No habrá casetas de cobro.
Las partidas de egresos nos dicen que en Tamaulipas serán concursados cinco tramos en las carreteras federales 80, 81, 82, 83 y 70.
Más en específico, entre Tampico y Mante, kilómetros 25 al 74; los 24 kilómetros del libramiento de González; el tramo de de Estación González a Llera de Canales, que son 60 kilómetros.
Va incluida la carretera Zaragoza-Victoria hasta el libramiento de tráfico pesado de la ciudad capital, en una distancia de 92 kilómetros, y el tramo Victoria-Soto la Marina del kilómetro cuatro al 15.
En total una longitud lineal de 235 kilómetros y equivalente a 284.
No habrá casetas de cobro. El proyecto consiste en la reconstrucción y rehabilitación de sus elementos, pavimento, puentes y estructuras, drenajes, terracerías, señalamientos, barreras y defensa, derecho de vía.
Los contratos dicen que las obras se harán en los primeros dos años y medio s partir de la firma del contrato. Luego sigue la conservación periódica y rutinaria, así como los servicios de vialidad en el periodo que culmina en el 2028.
Para la adjudicación habrá licitación nacional. Es mucha lana la que va a invertir el gobierno federal.
Para el año que entra, se pagarán 294 millones; al 2019 serán 733, y al siguiente 683 milloncillos, todo a una misma empresa.
Los aspirantes a obtener el contrato tienen que hacer su presupuesto. Ganará el que reúna las mejores condiciones, no solo en precios sino en calidad.
Esto quedó de manifiesto en los concursos que ya se hicieron en algunos tramos, como el San Luis-Querétaro, Texcoco-Zacatepec; Coatzacoalcos-Villahermosa, Matehuala-Monterrey, Monterrey-Nuevo Laredo, Pirámides-Tulancingo.
Los compromisos son por diez años, aunque los hay por 18.
A través de esta figura, el gobierno federal obtiene ahorros. Ya no habrá una pulverización de licitaciones para beneficiar a pequeñas empresas de cada región. Concursarán los grandes.
Tan solo la venta de las bases tiene un costo de cien mil pesos.
En otras palabras, el pez más grande se está comiendo al más chico.
El gobierno obtiene beneficios. Otorgará una sola concesión por diez años y estará pagando en forma mensual según los avances.
Para la próxima Mr William deberá controlar más su boca o explicarlo bien a la prensa. Lo bocón le puede costar votos al partido que representa, aunque su corazón esté con otro.
De por sí hay encono social contra todo lo que huela a gobierno. Son rencores que van en aumento y hacen crisis en periodo de elecciones.
A esto se suma la imagen de corrupto que carga el señor Corripio, no tanto por malas acciones que haya realizado en el poco tiempo que lleva como delegado de SCT en Tamaulipas, sino por los señalamientos que trae de Veracruz donde cobró por lo mismo.
Las APP se realizan en la construcción de penales, hospitales, escuelas, universidades, centros de salud, plantas de tratamiento de aguas y varios renglones más.
En ciudad Victoria, por ejemplo, el Hospital Regional de Alta Especialidad es particular, concesionado a 25 años. El gobierno le paga una cifra mensual.
En otros asuntos, el Congreso de Tamaulipas acredito documentos que lo califican como Entidad de Certificación y Evaluación de Competencias y, con ello, se integrará a la Red de Prestadores de Servicio del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias (Conocer).
El Presidente de la Junta de Coordinación Política, Carlos Alberto García González, dijo que es el resultado de un trabajo de varios meses, en los cuales se cumplieron satisfactoriamente las etapas correspondientes, como es la creación de un Comité de Gestión de Competencias.
Por la Universidad Autónoma de Tamaulipas, 250 profesores recibieron acreditación en distintos programas de formación y especialización, al culminar cursos y diplomados en especialidades de los programas de capacitación docente 2017 que impulsa la casa de estudios.
Al presidir la entrega, el Rector Enrique Etienne Pérez del Río, en el Campus Victoria, dijo que la universidad suma un total de 811 profesores que han sido capacitados en los programas para la formación y especialización docente desde el inicio de su gestión en 2014.
Los trabajadores de la educación recibirán descuentos de un 10 y hasta un 20 por ciento, por parte de 15 empresas que conforman el Consorcio Empresarial Tampico, esto después de la firma de un convenio con el que se pretende contribuir al desarrollo económico de la entidad, así como apoyar la economía de los maestros y sus familias, informó Rigoberto Guevara Vázquez, el jerarca de la sección 30 del SNTE.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/