OPINIÓN PÚBLICA/ Primera quincena, primera

0
1464

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Se cumple la primera quincena del nuevo gobierno. Los funcionarios se preguntan si les van a pagar o les “guardarán” su recurso para que se enseñen a ahorrar.

Desde este miércoles los diputados hacían fila para preguntar sobre su lana. Usted sabe que ellos se van a sus lugares de origen. Se reúnen a chambear cuatro veces por mes.

Si los ingresos netos de ellos andan en 83 mil del águila (según su líder Carlos García González), por cada día laborado reciben casi 21 mil pesillos. Nada mal cuando estamos en época de crisis.

El que también se frota las manos es “Kiko” Elizondo Salazar, el mandamás del comité estatal del PAN. Si paga la secretaría de Finanzas a tiempo –no hay razón para que no, si Egidio y su gente dejaron fondos etiquetados- él tendrá que pasar la charola a los militantes. Los incitará a que cubrir las cuotas.

Esto es para los militantes. Los que no son, pues no. Se pasará a fregar aunque estén cobrando en una administración emanada del panismo.

Los jefes tienen bien presente que, por primera vez en la historia, el partido en Tamaulipas tendrá recursos hasta con copete. Sobrará lana para crear comités municipales y organizar nuevas estructuras que respondan a un partido en el gobierno.

Cada funcionario público debe reportarle a su partido una buena lana. Veamos.

Dice el reglamento que los funcionarios que ganen hasta cuatro mínimos quedan exentos de  ingresos.

Los que perciben arriba de cinco mínimos (la inmensa gran mayoría), tendrán que aportar el diez por ciento.

-El cálculo deberá hacerse sobre el total neto de percepciones, entendiéndose como tal al ingreso que incluye todas las remuneraciones recibidas por su cargo. El salario mínimo corresponderá al vigente en su localidad. Los gastos y viáticos que reciban para fines específicos relacionados con el ejercicio de su función pública, quedarán exentos del pago de cuotas.

Se trata de ingresos, no de sueldos o compensaciones y gratificaciones.

Así por ejemplo, si hablamos de la percepción del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, se llevará casi los 150 mil por mes. De ellos, 33 mil por sueldo y una gratificación de 116 mil.

Eso nos da la cifra de 149  mil 849, según el Presupuesto de Egresos del 2016, cuya vigencia termina el último del año.

Si los militantes están obligados a cubrir el diez por ciento de sus ingresos, el Gobernador deberá abonar a la tesorería del CDE la cifra de casi los 15 mil pesillos cada 30 días.

Los secretarios también serán una buena fuente de ingresos. Tiene que caerse con el diezmo de los 134 mil que tienen asignados en el presente.

Y usted se preguntará ¿por qué los sueldos andan muy bajos y las compensaciones altas?. Es que por las gratificaciones no pagan impuestos y por tanto se llevan a la bolsa una cifra mayor.

Habrá que estar pendientes del proyecto de egresos que próximamente enviará al Congreso del Estado el Gobernador Cabeza de Vaca. El interés está en si reduce o aumenta los ingresos de los funcionarios a como le dejaron el gobierno.

Si continuamos con los Subsecretarios, estos se embolsan la bonita suma de 85 mil cada 30 días más el disfrute de otras prestaciones como vehículos, choferes, teléfonos, viáticos, gastos de representación y lo que se ofrezca. Son como medio centenar con esta categoría.

¿Y los que no son militantes? Bueno, Kiko Elizondo Salazar anunció que los invitará a que se afilien para poder cobrarles. Es más, hasta se podría hacer un arreglo para que la cuota la descuente Finanzas, tal y como lo hacía el PRI en sus mejores tiempos con toda la burocracia.

Lo más probable es que, aquellos funcionarios que no están afiliados, así se van a quedar. La mayor parte de ellos llegaron al equipo por méritos de campaña y será voluntad personal (sin presiones) si continúan así o se incorporan.

En cuanto a los militantes de Acción Nacional, en Tamaulipas tiene reportados alrededor de ocho mil en los 43 municipios. Las cuotas son obligatorias para aquellos que cobran en el sector público y no por negocios particulares.

Por cierto, en la base militante hay cierto malestar porque la inmensa mayoría no han sido llamados a ocupar plazas del gobierno. Se refieren a cargos secundarios y no de dirección. Hasta podría haber una rebelión en los próximos días.

Como este viernes es quincena, los jefes de los vientos del cambio tendrán oportunidad de “conocer” a quienes cobran por no hacer nada. Digamos que es tiempo que le tiendan un cuatro a los “aviadores”.

Si continuamos con las cuotas de los militantes de otros partidos, el PRI no ha dicho si pasará la charola a los suyos y como le hará para hacer efectiva la lana. En el Revolucionario  (diferencia del PAN) no hay la cultura de aportar para el sostenimiento de la organización en la que militan.

Para los tricolores pareciera un tema tabú.

Sin embargo, el Reglamento del Sistema Nacional de Cuotas dice que los militantes todos, cuadros y dirigentes así como sectores, organizaciones nacionales y adherentes, “contribuirán con el 3% de sus ingresos mensuales”.

Se refiere a cuotas ordinarias. También hay extraordinarias en efectivo o en especie, y por lo general se aplican a los aspirantes a los cargos de elección.

Cada quien puede donar al PRI los montos que quiera, siempre y cuando no rebasen el 0.5 por ciento del tope de gastos de campaña de la ultima elección presidencial. Así dice la reglamentación interna.

Si le hacemos caso a las cuotas que PAN y PRI mantienen para sus afiliados –en teoría- los priístas quedan muy lejos de la obligatoriedad de sus contrincantes.

Considerando que un legislador local  gana 83 mil del águila, si es del PRI “apolingará” con dos mil 490 pesillos. Los panistas con ocho mil 300.

La pregunta que todavía no tiene respuesta: ¿Ahora que es oposición, el PRI aumentará las cuotas?. No se descarta.

Cuarto Poder de Tamaulipas/