OPINIÓN PÚBLICA/ No hay matrimonio, solo acostón

0
1274

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Este jueves estuvo en ciudad Victoria la señora Yeidckol Polevnsky Gurwitz, secretaria general de MORENA y avanzada de López Obrador, para la visita que el precandidato tiene el sábado a la capital.
¿Quién es ella? En realidad así no se llama. Su nombre verdadero es Citlali Ibáñez Camacho, nacida en el entonces DF el 25 de enero de 1958.
Es hija de Cuitláhuac Ibáñez Treviño y Guillermina Camacho Amezcua.
En el 2005, cuando fue candidata al gobierno del Estado de México por el PRD, la Polevsky fue desenmascarada por los medios de comunicación. No era su verdadero nombre y tampoco había nacido en 1964.
Arrastrada por los acontecimientos, tuvo que dar la cara y, ante los medios masivos, aceptar que su nombre es Citlali, que salió embarazada a los 12 años –eso dijo para justificar su actuación- cuando cursaba la primaria.
Que ante la vergüenza que ese embarazo produjo a la familia, su madre le cambió de nombre –hágame usted el favor- “para protegerme” de la sociedad.
Aceptó que no ha cursado ninguna carrera profesional, que tampoco nació en el Edomex y su acta de nacimiento es seis años más joven de la edad que tiene.
¿Solución para las menores embarazadas? Si eso hicieran las mexicanas todas y tamaulipecas en particular, pues tendríamos ejidos y colonias llenas de “extranjeras”, polacas, rusas o los nombres y apellidos que mejor les gusten.
La verdad es que la señora no convenció, no convence en los motivos.
En lo particular le ha ido bien. El señor López la hizo senadora y candidata en el estado de México. Perdió ante Enrique Peña Nieto en el 2005.
Dice que es empresaria, por lo cual fue dirigente nacional de la Cámara de la Industria de la Transformación.
En lo particular afirma que ya no quiere ser “Juana Pérez” sino Yeidckol, ¿usted que opina, querido lector?.
Al presentarse ante los reporteros demostró que tiene sesera. Trae un estilo poco conocido por los políticos de estos rumbos. Primero las preguntas, todas juntas, y luego las respuestas.
Por cierto que a la conferencia no asistieron los “personajes” esperados, o sea los chapulines que brincaron del tricolor a Morena. Como que siguen en el closet (cambiar de partido, no que sean homosexuales o lesbianas).
Solo apareció Eduardo Gattas Báez, el “difuntito” aspirante a diputado local por el distrito Sur de Victoria. No lo invitaron al presídium a pesar de que asegura que ya se agenció el 20 por ciento de la estructura priísta de la capital.
Cambiando de tema ¿Cuál es el panorama político de Tamaulipas para el 2018? El histórico de experiencias nos dice que, otra vez, se unirán de facto los partidos Pan-Pri.
El objetivo es parar la llegada de Andrés Manuel a la Presidencia, tal y como lo hicieron seis y doce años atrás.
A los tricolores y menos a los azules conviene que el Tabasco llegue a Los Pinos. Por la salud económica de México y su libre empresa, no es recomendable.
De que van a crear una alianza virtual, bajo el agua, es algo que no se quitan de la cabeza los observadores. Ya la vimos en el 2006 cuando era Gobernador Eugenio Hernández Flores. Una grabación furtiva de aquellas fechas así lo dice.
Los actores son el propio Eugenio y la entonces poderosa dirigente del magisterio Elba Esther Gordillo, socia de Jelipe (salucita!) Calderón.
El diálogo se habría realizado en julio, precisamente el día de los comicios en que jugaba el priísta Roberto Madrazo y Calderón Hinojosa por Acción Nacional.
Eugenio, a través de Ricardo Gamundi Rosas, dirigente estatal priista, controlaba a las fuerzas de “oposición” en la entidad, incluyendo al Pan.
Los gerentes comían de la mano del jarocho.
El PRI ya estaba perdido en la presidencial de ese año. Los cómputos finales arrojaron que quedó en un “desonroso” tercer lugar con 314 mil sufragios. Los azules consiguieron más de 500 mil y López se alzó con 321 mil.
Dícese que, de no haber operado la mano traicionera de Eugenio, el hombre de Macuspana se habría colocado en el primer lugar estatal.
Filtraciones de algunos actores señalan que, desde Los Pinos, con Vicente Fox a la cabeza, hubo negociaciones con ocho gobernadores priístas para que traicionaran a su partido. Operaron a favor del PAN.
Podría suceder algo parecido. Bueno, con una diferencia, que ahora el PAN es gobierno y, el PRI, por instrucciones del CEN, tendría que sumarse a la maquinaria azul y al gobierno del estado. El fin único, frenar el avance de Morena.
La asociación tendrá que darse desde la campaña y hasta el operativo del día de los comicios.
Hoy el PAN tiene la sartén por el mango, los recursos y los programas para “comprar” el voto. Pero carece de la experiencia y la estructura suficiente.
El tricolor, como siempre, con su maquinaria bien enaceitada para lo que se ofrezca.
Buena sociedad para compartir el poder: Uno pone el dinero y el otro la experiencia, las mapacherías.
Ni matrimonio ni amasiato. Solo un acostón.
No suena raro. Las colaboraciones virtuales han estado presentes en la entidad en no pocas elecciones, incluso para entregar ayuntamientos a Acción Nacional, como Reynosa en tiempos de Tomás Yarrington.
Para el 2018 el PRI de antemano está perdido.
Si no logró ganar en el 2000 cuando era Gobierno, menos ahora que su gente anda con la cola entre las patas.
En el 2012, López Obrador consiguió en tierras tamaulipeca, por su cuenta, 173 mil votos. El primer lugar se lo llevó el azul con 520 mil y el segundo el PRI con 464 mil ¿qué puede esperarse para el 18´?.
Ya veremos que acuerdos cupulares trascienden. La lógica de la voz de la calle dice que PAN y PRI de Tamaulipas pondrán su granito de arena para que el loquito de Tabasco no llegue a Los Pinoles.
El acostón bien vale la pena. En el 2024 el PRI regresará a la Presidencia.
PD.- Los habitantes de Tula, Ocampo, Llera y Soto la Marina andan bailando en una pata porque, por primera vez, contarán con una universidad para que estudien sus hijos.
El empresario Francisco Chavira Martínez les llevó sucursales de su universidad “patito” llamada del Norte de Tamaulipas.
No conocen el señor Chavira. No tardan en salir mal.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/