OPINIÓN PÚBLICA/ La celeste “cargada de los búfalos”

0
156

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Disciplinados y siempre en el corral –hasta ahora-, los panistas esperan esta semana la “invitación” para postular candidatos a las diputaciones y presidencias municipales.

Así lo confirmó el jefe estatal de Acción Nacional, Luis René “Cachorro” Cantú Galván, en Reynosa, al reunirse con periodistas.

Es el único partido que no teme a “escurrimientos”. Nadie le ha brincado las trancas al Gobernador. En lo federal y estatal serán candidatos los que él decida.

En los últimos años, desde el 2000 en que los revolucionarios perdieron la Presidencia de la República y los ejecutivos locales agrandaron su poder, fue la costumbre de imponer a los suyos. Los sectores y  organizaciones –Ctm, Cnc y Conop- quedaron en la nada.

Como el financiamiento de las campañas salía del Gobierno, se replicaba bien aquello de que “el que paga manda”.

Igual, desde que la Presidencia dejó de estar en manos de Acción Nacional, son los gobernadores los que detentan el  poder regional. No hay contrapesos. Cabeza de Vaca tiene la fuerza política para imponer al CEN candidatos a diputados federales y, en lo local, sin necesidad de consultarlo siquiera.

Aquí no habrá muchas sorpresas. El procedimiento es el  mismo que implantó el PRI a lo largo de su longeva vida de éxitos en que la disciplina es fundamental.

En cuanto esté “palomeada” la lista, se dará la moderna “cargada de los búfalos” estilo tricolor.

Sin embargo hay algo que caracteriza al partido en el  poder y que podría garantizarle asegurar la mayoría de ayuntamientos y diputaciones locales: Adaptarse camaleónicamente a las circunstancias y factores de triunfo.

La política cabecista no es la de imponer a sus amigos y compadres por sobre todas las cosas. Primero consulta “la base de datos” como decía Tomás Yarrington cuando la vida le sonreía, o sea las encuestas para medir popularidades.

Desde Palacio, con la voz experimentada de César Augusto Verástegui, se palpan posicionamientos antes de enrutar precandidatos. No quieren a perdedores.

Esta premisa les podría garantizar la permanencia en el poder.

Lo vimos en Reynosa cuando desde Palacio decidieron que en 2018, a  pesar de los pesares, en Reynosa Maki Ortiz Domínguez volvió a ser candidata a la alcaldía.

Es la gran habilidad del segundo hombre del poder.

Igual en 2018, cuando observó que en  Tula no sería posible que el alcalde Antonio “Láminas” Leija registrara suficiente clientela electoral para refrendar, se decidió por el independiente (aunque más tarde le fallara) Lenin Coronado Posadas.

No es el equipo el que importa sino el partido en  el poder, las siglas. Es lo que los politólogos llaman el pragmatismo a ultranza. Regalar municipios es lo de menos.

Vale más tener 31 alcaldes de extracción partidista que 16 militantes convencidos de los principios e ideología humanista y generosa. Es el poder por el poder.

Esta versión la vimos en Reynosa en 2019 cuando el gran amigo desde las incipientes luchas, Jesús María “Chuma” Moreno, fue relegado para incorporar a candidatos a diputados provenientes del PRI como  Alberto Lara Bazaldúa.

Con este  método Acción Nacional tuvo la satisfacción de no sufrir los embates del ciclón llamado López Obrador en el procesos del 2018. Les dio buenos resultados y seguirá.

Como decía el Gobernador Emilio Martínez Manautou cuando los panistas le ganaron Valle Hermoso: “Tengo el presupuesto y van a venir conmigo”, y fueron con él cuando los diputados de su partido lo intentaron “centavear” con una cuota mensual.

“Estamos enfocados a tener las mejores cartas”, dijo El Cachorro desde Reynosa, y en efecto lo que hacen.

En ese tenor podrían postular incluso a Ciro Hernández Arteaga como candidato en Altamira, sabiendo que ganaría (aun desde el penal) si lo postula Morena. Encerrado en el Palacio Negro de Andonegui, Juan Genaro de la Portilla ganó la  presidencia altamirense para su esposa Romana.

Coronavirus de por medio, el que aparezca la invitación del PAN no despierta emoción entre militantes. Saben que hoy pueden ser eliminados por falta de posicionamiento para dar lugar a candidatos externos.

Si hablamos de convocatorias y de otros partidos, Redes Sociales Progresistas  expidió al suya y ¿sabe qué? Se volaron al  barda con el método de  ir a la consulta directa a la ciudadanía y no solo militantes.

Quieren instalar urnas con boletas. Lo que falta es que surjan precandidatos porque, hasta ahora, no tienen posibilidad de ganar un solo municipio ni distrito. La intención es buena.

El plazo para recibir aspirantes vence este miércoles 13 a las cinco de la tarde. Si no los hay, el  CEN meterá dedazo directo. Se entiende que la consulta durará tres días (¡barbaridad!), del uno al  tres de febrero.

Otro de los “nuevos”, el PES renovado, dice que ya tiene precandidatos. Los apuntó entre el dos y seis de enero, pero igual, no será capaz de ganar una sola regiduría. Con seguridad perderá el registro.

Del tercer “nuevo”, Fuerza Social por México, no hay noticias. Destinados al fracaso.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/