OPINIÓN PÚBLICA/ El bajo mundo de los notarios

0
1366

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Por fin, un gobierno decidió meterse  en las  pestilentes cloacas del submundo de los notarios para tratar de limpiar la mugre. Dos de ellos están ya en el bote, pero faltan muchos.

Por ser algo inédito, causó conmoción en el medio político y social de la capital la aprehensión de Joaquín Roché Cisneros, por hacer transas con la fe notarial que le concedió el Gobernador Manuel Cavazos Lerma en 1996.

Fue enviado al penal junto con Héctor Alvaro Domínguez, con jurisdicción en Madero, beneficiado con el fíat 193 en enero de 1993 por el mismo sombrerudo Gobernador.

Joaquín, que había sido Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia y Director del Registro Público de la Propiedad, cayó  por su propio peso. La Procuraduría lo boletinó a la prensa como vulgar delincuente.

Por si usted no lo sabe, su currículum ocupa un lugar especial en el “cuadro de honor” del portal del Tribunal.

Nació en Matamoros el 27 de enero de 1942; estudió Leyes en la UANL y, al titularse, regresó a su pueblo para ocupar la secretaría particular del alcalde en turno. Fiscal de la Procuraduría estatal entre 1977 y 1980.

Subdirector del Registro de la Propiedad en 1981-84, tiempos del Gobernador Emilio Martínez Manautou; catedrático de la UAT (facultad de Comercio) y director del RPP de 1996 a 1999.

Recibió nombramiento de Magistrado de Número el 14 de febrero del 2005 y se retiró en 2009, según las “estrellitas” que le adjudican los jefes del Poder Judicial.

Aunque estuvo en el ánimo de otros jefes de gobierno, Roché brilló con dos Gobernadores: Cavazos Lerma y Eugenio Hernández Flores.

Nadie le había querido entrar a la podredumbre que se da en  el bajo mundo del notariado. La administración emanada de Acción Nacional dio el primer paso.

Si volvemos con Joaquín Arnulfo, fue un privilegiado del cavacismo. Lo consintieron como a nadie violentando la Ley del Notariado.

Recibió el fíat el 27 de abril de 1996, pero no comenzó labores porque era el Director del Registro de la Propiedad. Se hizo cargo del despacho hasta el año dos mil.

¿Cómo le hizo para mantener viva la fe pública? Con la complicidad de Jaime Rodríguez Inurrigarro, el Secretario General de Gobierno, en mayo de 1998 se le da la “oportunidad” de iniciar labores a través de una adscrita de nombre Leticia Rodríguez Rodríguez, misma que lo siguió por largos años.

Don Joaquín comenzó su carrera notarial en 1987 como adscrito de Raúl Gutiérrez Cerda en el distrito de la capital.

Para mayo de 1990 lo tenemos como adscrito de Antonio Braña Carranza; en enero del 96´ es aspirante y dos meses después ya titular con su propio negocio.

Es la breve historia de quien ahora está en el botellón. Tiene derecho a fianza, según el comunicado oficial del gobierno de Tamaulipas, de tal forma que podría salir en cualquier momento (no se menciona el monto de lo defraudado).

Buen comienzo para la Procuraduría, sin embargo apenas es la punta (muy leve) icebeg  de la corrupción que  impera en el medio.  No pocos notarios han despojado de su patrimonio a decenas y tal vez cientos de familias tamaulipecas. Cuando caigan más le aplaudiremos al abogado de la comunidad estatal.

Y si continuamos con el señor Irving Barrios Mojica, mire usted que soltó la “hulera” con eso del pago de recompensas. Las aumentará.

A partir de este miércoles duplicará los pagos, de 500 mil a un millón de pesos a quien brinde información sobre desaparecidos o datos fidedignos que permitan la captura de presuntos delincuentes.

Abre además el renglón de “recompensas periódicas”  con el ofrecimiento de entre mil y cinco mil pesos (el acuerdo no dice sin son mensuales, pero deben serlo) “a quien proporcione constantemente información fidedigna, eficaz y útil para  actividades de inteligencia y contrainteligencia en el combate a la delincuencia y la investigación de delitos”.

En otras palabras, van a ser los “informantes” permanentes de la Procuraduría. Utilizado términos vulgares, los “espías”.

Para ellos hay tres niveles de pago:  De mil a dos mil pesillos; de dos a tres mil y de cuatro a cinco mil, el nivel máximo.

Hasta este martes,  las recompensas únicas iban de los 20 mil a 500 mil devaluados, según la utilidad de la información. En adelante comienza en diez y hasta el millón de pesos (no había las periódicas). Es más, ya se publicaron los ofrecimientos de las primera seis con el millón de pesotes.

Lo que suena mal es que, para integrar la lista de permanentes, el acuerdo dice que se hará por convocatoria pública ¿alguien tendrá el valor de entrarle?.

Por otra parte, el Procurador firmó el acuerdo que crea la Unidad Especializada en Materia de Robo de Vehículos, que tiene como fin localizar y devolver lo más pronto posible a sus propietarios las unidades robadas.

En otros temas, se les cerró el mundo a los empresarios de la ciudad capital. Acaban de nombrar como máximo dirigente de la COPARMEX (Confederación Patronal de la República Mexicana) a un “patrón” cuyo único negocio es la litigada al servicio de los empresarios.

No cayó bien entre los socios tradicionales y ex dirigentes de esa organización la presunta “recomendación” a favor del aludido y se hacen algunas preguntas ¿cuál es el negocio del señor Luis Torre Aliyán? ¿la justicia laboral? ¿qué vende? ¿qué produce?.

Del anterior jerarca, Fidel Gallardo Aguilar, mencionan que por lo menos es proveedor de dulces, piñatas y desechables. Se dedica al negocio y es patrón.

Más antes hay otros que le dieron lustre a la organización como Miguel Manzur Pedraza, comerciantes de abolengo de la capital, y Carlos Renán Castillo Gutiérrez, también con trayectoria.

El comentario es que va cayendo el prestigio del grupo. Pronto llegarán al sótano y quedarán en simple membrete.

Ahora resulta que Doña “Paloma” Guillén Vicente, diputada federal y otros funcionarios estatales y municipales, andan preocupados por conseguir trabajo a los extranjeros cubanos varados en Nuevo Laredo, en lugar de gestionar para los paisanos. Habrá que abundarle al tema.

Cuarto Poder de Tamaulipas/