OPINIÓN PÚBLICA/ Candidatos a «dedazo vil»

0
1410

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Contrario a lo que en alguna ocasión pregonaron, en esta ocasión ningún partido hará consulta pública o a sus militantes para designar candidatos.
En los últimos procesos ha predominado el «dedazo vil». El argumento es que se dividen y «no hay dinero» para financiar elecciones internas.
Pasa lo mismo en el PAN y PRI -«comen en el mismo plato», dice El Peje- Morena, Verde, Panal, Prd, Movimiento Ciudadano y Pes.
No obstante que sus principios dicen lo contrario, y sus jefes afirman que son democráticos, MORENA y socios se disponen a imponer a sus candidatos desde un escritorio. El disfraz son registros previos o sondeos, encuestas o asambleas municipales.
Dejan mucho que desear aquellas declaraciones de que los priistas y panistas desertores no tendrían asegurada una candidatura en las filas pejistas, como lo afirmaron el dirigente estatal Enrique Torres Mendoza y el presidente del Consejo, José Antonio Leal Doria.
Bien dicen que cae más rápido un hablador que un cojo, y ya tenemos inscritos y en el arrancadero a elementos como Ramón Garza Barrios, de Nuevo Laredo; Américo Villareal Anaya, de Victoria; y Eduardo Battas Báez, también de la capital.
De Reynosa el tricolor Rigoberto Garza Faz, el panista José Ramón Gómez Leal y el híbrido (jugó por PRD) Armando Zertuche Zuani, entre muchos que quieren sacrificarse por los morenos. Cambian de partido como cambiar de calzones.
Amlo y su Morena son la misma gata nada más que revolcada.
La verdad, no se cree que los gerentes vayan a mandar a la «cola» a los chapulines, escoria o desechos de otras organizaciones como suele llamárseles.
Ahí mismo en Reynosa es aspirante a la presidencia Mauro de la Fuente Arpaiz, fundador de Morena. No tiene unas cuantas horas de haberse definido por el pejismo. Lleva varios años con su aspiración.
En la capital de Tamaulipas hay dos: Enrique Yáñez Reyes, con toda una vida en las izquierdas y siempre seguidor de Don Peje, y Eduardo Gattas Báez, que apenas en el 2016 perdió una diputación local propuesto por el PRI ¿Quién tiene más derecho?.
Tienen razón los militantes o ciudadanos que llevan media vida haciendo talacha en favor del grupo y, de la noche a la mañana llegan arribistas a quitarles sus espacios. Razón en sus reclamos.
Lo mismo pasa en otros municipios chicos.
Por ejemplo en San Fernando, la lista de suspirantes se elevó a cinco. Remigio García Padilla tiene tatuado el sello cenecista priísta y lo mismo Mara Adela Asmeth Dávila Jiménez, que ahora son los primeros en «apuntarse» por Morena.
No hay ni pizca de vergüenza.
De González, ya está en la línea de salida Rafael «El Cacho» Osorio Garza, ex alcalde por el establo priísta ¿Es justo para la militancia morenista? o de izquierda de perdido.
No se ve que los jefes del partido hayan enviado a hacer fila a los desertores. Lo más seguro es que vienen a desplazarlos.
Caso especial merece Pedro Zaleta Alonso, ex funcionario tricolor en Altamira, ya listo para ser alcalde por la alianza de Amlo. Es famoso por aquel video difundido en redes donde sostiene relaciones sexuales con dos mujeres (presumiendo potencia).
Luego le seguimos. Son más los «chapulines» que los militantes o ciudadanos libres que merecen ser tomados en cuenta. Las promesas de los dirigentes quedaron en la nada.
Los mismos que quieren cobrar como senadores vienen de otros establos, como Américo Villarreal y José Ramón Gómez Leal.
Sin duda tienen razón los que protestan. Los dedazos vendrán en los siguientes días y beneficiarán a los renegados de otros partidos.
Y la tienen los auténticos panistas que protestan como Eduardo «Chichí» Garza García, señalado de haber enviado gente al registro de Xicoténcatl González Uresti para exhibir pancartas.
El señor Garza tiene militancia azul desde el 2001 y manifiesta su derecho a ser postulado. Es más, tiene la intención de registrarse el jueves ocho, o bien negociar con una regiduría, de preferencia la número uno.
Se ha dado un chapulineo terrible entre los partidos en que no hay ideología ni principios. Todos buscan conservar o llegar al poder para hacerse de dinero y no servir.
Por ejemplo, en Palmillas se registró un empresario radicado en ciudad Victoria llamado Cecilio Sifuentes Villanueva. Ahora busca el poder en el pueblo que lo vio nacer sin importarle los antecedentes penales que arrastra en la PGR.
Se entiende que, en otros tiempos, estuvo financiando campañas del tricolor. Ahora quiere por el PAN.
Es evidente que tiene más derechos Laura Córdova Castillo, quien en 2016 fue candidata por el partido azul y se partió la espalda en la campaña. Al final consiguió 494 votos. Ganó su parienta del PRI Genoveva Córdova Castro, apoyada por el alcalde Jaime Barragán Castro, quien ahora es el Tesorero del ayuntamiento.
Así sucesivamente pasa con otros que pican aquí y allá en busca de poder o dinero. Desafortunadamente para esos que reclaman, las decisiones serán por dedazo.
Si vamos con otros temas, el alcalde de Victoria, Oscar Almarz Smer aprovechó el fin de semana para realizar gira por el sector rural. Asistió en Estación Carbonero a los eventos del 82 aniversario de la fundación.
Previamente él y su gente llevaron jornada multidisciplinaria con servicio médico, registro a esquemas de ayuda, cortes de pelo y eventos recreativos a La Misión, Rancho Nuevo y La Libertad, donde se pusieron en servicio techumbres comunitarias de 700 metros cuadrados cada una.
En los terrenos de la UAT sigue la investigación científica. A través de la Facultad de Odontología de Tampico se hacen pruebas sobre diferentes materiales para determinar la posibilidad de llevarlos al proceso de tratamientos bucales.
El doctor Juventino Padilla Corona, comentó que la investigación se denomina «Evaluación de biomateriales en las técnicas preventivas y de tratamiento odontológico», y se trabaja con el fin de explorar nuevos materiales que puedan ser de utilidad en trabajos dentales en pacientes.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/