OPINIÓN PÚBLICA/ Cambiar a Victoria como capital

0
1330

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Nuestros teóricos de café se están complicando la vida con la versión de que el siguiente gobierno, el de los vientos de cambio, sacará de la capital varias secretarías.
Oficialmente no hay versión del Gobernador Electo. Hasta después del 21 de septiembre conoceremos las iniciativas de modificaciones a la Constitución y la Ley Orgánica de la Administración Pública, entre otros ordenamientos. Antes de hacerlo, sus abogados seguro que consultarán la Ley.
Las reformas cabecistas llegarán al Congreso por conducto del actual ejecutivo, vía Secretaría General de Gobierno. Las deberá aprobar la actual legislatura sin chistar ni ponerles o quitarles puntos ni comas.
¿Se puede cambiar la capital? Claro que sí. La Constitución Estatal habla que “los Poderes del Estado residirán en ciudad Victoria”.
Pero el artículo 24 dice que se podrán cambiar “únicamente por resolución del Congreso aprobada por lo menos por las dos terceras partes de sus miembros”.
Hasta la fecha, en los últimos tiempos, desde que está en vigor nuestra Constitución Local (1921) ningún Gobernador ha hecho el intento por mover la capital hacia los puertos marítimos o fronterizos.
Es más, ninguna capital de las entidades del pacto federal es puerto. Se habla de Campeche, pero en realidad el puerto es Lerma y la capital está más hacia el territorio continental.
Los historiadores mencionan que de facto es posible. La razón es por motivos de seguridad nacional.
Cuando sobreviene un conflicto bélico –así ha quedado demostrado- las capitales fronterizas son vulnerables y los gobernantes quedarían fácilmente en manos del enemigos.
Difícil que los asesores del Gobernador Cabeza de Vaca le recomienden el cambio de la sede de los poderes, o uno de ellos, y menos a Tampico, Reynosa, Nuevo Laredo o Matamoros.
En la presente administración, teóricamente una subsecretaría de SEDESOL estatal, la de Magdalena Peraza Guerra tuvo su sede en la zona sur (por razones políticas y de precandidatura). No es lo mismo que hablar de tres o cuatro secretarías ubicadas en zonas vedadas por seguridad nacional.
Veamos un ejemplo.
En el 2010 el Gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, quiso mudar la sede de los tres a ciudad Juárez. Decía que para estar más “cerca” de los criminales que hacían de las suyas en esa zona.
Igual que en Tamaulipas, la Constitución de allá dice que el legislativo necesita dar su autorización con las dos terceras partes de quienes asistan a la sesión. El se adelantó y se fue con su gente a la frontera. Al final los diputados le dijeron que no. Echaron reversa a la intención.
Quería que el cambio se hiciera en forma provisional, pero aun así los del PAN se opusieron y reventaron el proyecto de Baeza.
En general, las entidades federativas no tienen disperso su gabinete. Los secretarios permanecen en la sede del ejecutivo, o sea la capital. Nadie ha cambiado en los últimos tiempos.
Si resumimos, habría que decir que, el Gobernador Cabeza de Vaca sí puede cambiar la capital del estado con todo lo que ello implica, incluyendo la burocracia, siempre y cuando lo autorice el legislativo en mayoría calificada.
Puede mandar a otras ciudades cualquiera de los tres poderes. Por ejemplo el Judicial ¿qué tienen que hacer aquí los magistrados? Su labor es netamente burocrática y es el sector con menos empleados. De preferencia que se haga a una ciudad del interior. No frontera ni puertos.
En opinión muy particular, una secretaría o dos podrían remitirse fuera de ciudad Victoria. Si son más ya implicaría buen porcentaje del Poder Ejecutivo.
Primero reformar la Constitución con el voto positivo de 24 legisladores. Después tendría que darse la negociación con la burocracia, aquellos que tienen base sindical y la Ley los protege en contra de cualquier cambio.
Y si hablamos de los Vientos de Cambio (me suena al programa oficial de obras y acciones de la siguiente administración), parece que no llegarán al Instituto de Acceso a la Información. Los tres consejeros terminan su ciclo hasta el 2020.
La posición para que se queden es apoyada por el guía del Congreso del Estado, Ramiro Ramos Salinas, quien acaba de presentar iniciativa para que los señores Jaime Arreola Loperena, Juan Carlos López Aceves y Rosalinda Salinas Treviño conserven su chamba hasta entonces.
Ellos fueron nombrados por seis años en enero del 2014 y, al aprobarse la nueva Ley de Acceso a la Información, en abril del presente, los diputados ratificaron nombramientos. Estarán dejando la nómina allá por el 30 de enero del 2010.
La iniciativa de Don Ramiro y su gente dice que, para designar a los sucesores, 60 días antes estarán convocando a la ciudadanía para que haga sus solicitudes. Se hará por examen de valoración.
Solo estaremos pendientes de la salud de los señores y la señora. No se vayan a “enfermar” en los siguientes meses.
Por cierto que los diputados de la Comisión Permanente que sigue liderando Ramos Salinas, tendrán sesión a las nueve de la madrugada del viernes. De ahí se irán a otras actividades como asistir a los informes de los alcaldes.
Los que tienen reunión de pleno son los del IETAM. Es el miércoles a las dos de la tarde con una agenda bien definida: Repartir el pastel de las regidurías plurinominales en Guémez, Nuevo Morelos, Ocampo, Tampico y Victoria, ahí donde ya no hay asuntos en los tribunales.
El Gobernador Egidio Torre Cantú realizará gira, también este miércoles por Reynosa. Inaugurará el Complejo de Seguridad Pública (a espaldas del Centro Regional de Protección Civil), y a las once el Centro Integral de Justicia en el fraccionamiento Puerta del Sol.
Nos vamos.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.