OPINIÓN PÚBLICA/ Buscar peces gordos

0
1583

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pasaron seis años y el proyecto de la carretera (de paga) El Limón-Ocampo no se movió. De que hay gato encerrado, lo hay.
Fue un proyecto del gobierno de Eugenio Hernández Flores sepultado por su sucesor. Por pleitos en la cúpula priísta, echaron al cajón del olvido todo aquello que oliera al geñismo.
La Auditoría Superior de la Federación reclama tanto como 261 millones de pesos de recursos federales, que se entregaron al estado para invertir en dicho tramo, pero “desaparecieron” misteriosamente.
El gobierno de Egidio reportó haber aplicado en un ciento por ciento el dinero. Vinieron los auditores y se dieron cuenta que no habían tales trabajos. Era mentira. Tampoco se devolvió el dinero.
Doña Gilda Cavazos Lliteras trató de justificar al gobernador enviando oficios que contenían puras bobadas, como eso de que Egidio Torre había “hablado” ya con el jefe de Comunicaciones y Transportes.
Entre el 2009 y 2010 Eugenio y su gente pagaron con dinero estatal a 209 propietarios de terrenos sobre el derecho de vía en las poblaciones de El Mante, Paso Real de Morelos, Gallitos y Tula.
Se antoja que en el tema hay un juego de millones de pesos que los funcionarios del egidismo se negaron a informar ¿qué pasará cuando el priísmo se ha ido y llega al poder un partido diferente?.
Podría ser la oportunidad de descubrir lo que realmente sucedió, en por lo menos los últimos ocho años.
Se había dado una concesión estatal, supuestamente a las empresas Profrezac y Pavilsa. Unirían capital privado con apoyos de Banobras hasta por tres mil 464 millones de pesos.
Una vez que arrancó, de la noche a la maña los trabajos se paralizaron. Las máquinas solo hicieron el desmonte en varios metros saliendo de El Limón.
En alguna declaración, cuando llegó como funcionario, Manuel Rodríguez Morales, el jefe de obras públicas, dijo que “por causas raras” había fallado el fluido de recursos.
No conforme con la declaración, un ciudadano solicitó información a través de los conductos legales ante la secretaría de obras del egidismo.
Le contestaron que la información estaba “reservada” por causas que suenan a risa: Una amenaza efectiva para el interés público y puede ser utilizada (la información) a favor de terceros en contra del interés público.
Esto sucedió el 11 de julio del 2012 y el que reservó fue Jesús Demetrio Reyes Monsiváis, director Jurídico y de Acceso a la Información Pública.
El solicitante pidió revisión y le salieron con lo mismo, que no tenían documentos.
Luego apeló ante el ITAIT cuyos consejeros actuaron como cómplices de los funcionarios. Nunca exigieron lo que debería hacerse público.
Hoy, es coyuntura y oportunidad con el nuevo gobierno que no aceptará corruptelas, para saber la verdad sobre este proyecto en que no sale bien librado un tal Alberto Berlanga Bolado, jefe de obras con Hernández Flores.
Era un proyecto muy “bonito”, como siempre le gustaron a Geño. Contaría con 15 puentes, dos viaductos,112 pasos a desnivel y un túnel de 1.45 kilómetros a lo largo de casi cien kilómetros.
Desempolvar las cuentas sería saludable ¿quién se llevó los 261 millones? ¿por qué realmente se detuvo la obra? ¿cuánto se pagó en indemnizaciones y a quienes? ¿por qué negaron hacer pública la información?.
Como decíamos, esta es la primera concesión de carácter estatal para una autopista de cuota.
No sería infructuoso que Mario Soria Landero, el Contralor, se fuera a tirar el anzuelo por aquellos esteros. Seguro que sacaría pez gordo y de buen peso… Como para concurso.
Cambiando de tema, vamos a precisar: El gobierno de Egidio Torre Cantú pidió préstamos bancarios –que pasaron por el Congreso- por la suma de siete mil 716 millones de pesos.
Los vencimientos van del 2024 al 2032, es decir, terminarán de pagarse dentro de 16 años.
El último, por mil millones, lo solicitó siete meses antes de terminar la administración.
Al menos es la información que contiene el corte al 30 de junio, según la publicación obligatoria en el POE de fecha 27 de julio.
Al cierre de ese gobierno, 30 de septiembre, los datos no pudieron haber cambiado mucho.
Agrega que las cuentas por pagar a bancos (en esa fecha) andaban en los 12 mil 495 millones.
Pidió prestado más que Eugenio Hernández Flores, su antecesor, quien dejó cuentas por siete mil millones.
Total que ¿a dónde fue a parar la lana?. Eso es lo más importante, como dice el Gobernador Cabeza de Vaca. No tanto son los préstamos que él deberá seguir abonando. Es dinero que ni va a ver.
Hay varios asuntos en los que el señor Soria puede pedir aclaraciones o ponerse a “pescar” directamente. Buenas piezas pueden caer hasta sin carnada.
Ni en domingo deja de chambear el alcalde Oscar Almaraz. Este primer día de la semana recorrió los tres panteones de la mancha urbana, Cero Morelos, la Libertad y la Cruz, para arrancar programa de limpieza y remozamiento con motivo del Día de Muertos este uno y dos de noviembre.
El Rector de la UAT, Enrique Etienne Pérez del Río y el alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar, participaron en los trabajos de apertura del XXXIII Congreso de la Federación Mexicana de Asociaciones de Facultades y Escuelas de Enfermería (FEMAFEEE), organizado por nuestra casa de estudios.
Disertaron ponentes de Estados Unidos, El Salvador, Cuba y México con la presencia de cerca de mil estudiantes, académicos e investigadores del país.
El Instituto Tamaulipeco del Deporte y su nuevo titular, Carlos Fernández Altamirano, realizó este domingo en la ciudad capital su primer jornada deportiva que será uno de los proyectos del gobierno emanado de Acción Nacional. Luego se extenderán por el resto de los municipios.

Cuarto Poder de Tamaulipas/