Opinión pública Adiós al “besamanos”

0
1444

Adiós al “besamanos”

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd.Victoria, Tamaulipas.- Chulada de máiz pinto! (como dice el ranchero). Es un genio para las realciones públicas o sabe cumplir muy bien las instrucciones que le dan sus jefes.

Otra vez Francisco Chavira Martínez, ex candidato independiente al Gobierno del Estado convocó a la prensa para lucirse – o por contrato-, y lo consiguió sobradamente.

Puntual como siempre, llegó a las once de la mañana al salón del evento por la calle Juárez.

-Los invité a un desayuno, pero creo que los voy a invitar a un mitin –dijo entre sonrisas cuando vio su capacidad de convocatoria-.

Habló de temas baladíes –para su encumbrada personalidad- como el aumento de la energía eléctrica o la deuda pública de los municipios.

Se fue duro y a la cabeza contra el Gobernador Egidio Torre Cantú pero se negó a responder si su actitud “son rencores por el encarcelamiento de que fue objeto” (Chavira) en el 2012.

También pasó por “boba” la pregunta sobre su absolución por los delitos de robo de vehículo, robo con violencia y privación ilegal de la libertad, entre otros.

Según el expediente 216/2011, Chavira fue detenido el cinco de enero del 2012 mientras hacía campaña interna en el PRD para ser candidato a Senador.

Quedó en libertad el 22 de septiembre de ese mismo año. Salió del penal de Tamatán en ciudad Victoria.

De eso no quiso hablar en esta ocasión. Mas bien abundó sobre sus actividades como empresario de la educación. Es propietario de la Universidad del Norte de Tamaulipas que nació en Nuevo Laredo y se ha extendido por toda la entidad.

Ya tiene sucursales en municipios tan pequeños como San Fernando, Jaumave, Tula, Goznález, Xicotécatl, Hidalgo, Abasolo y otros. Esto además de Mante, Río Bravo, Reynosa, Victoria y la zona sur.

Es un tipo muy hábil. Tanto que mencionó que, si el futuro Gobernador Cabeza de Vaca le llega a ofrecer la secretaría de Educación, “no la aceptaría, declinaría la invitación”.

En opinón de algunos colegas, conociendo como conocen a Chavira, que no da brinco sin huarache, sus objetivos pudieron haber sido dos: Decir al grupo cabecista que ahí está, que no lo han llamado al equipo de transición pese a que aportó 150 mil votos (como lo ha dicho en otras ocasiones) a la causa del cambio.

La otra: Alguien lo envió a golpear al Gobernador como “despedida”.

Seguro que no fue por cuenta de los nuevos aires que soplan en la tierra cueruda. A esa misma hora, el Gobernador Electo asistía con el Gobernador en Funciones, Egidio Torre Cantú a la reunión ordinaria semanal del Grupo de Coordinación Tamaulipas de seguridad pública.

Con esta invitación, Egidio da a entender que quiere que su sucesor se vaya enterando oportunamente de las acciones más trascendentes como es la seguridad de los tamaulipecos.

Pese a que son de partidios deferentes no hay distanciamiento. La trasmisión del mando se está dando como Dios y las Leyes mandan.

Está dicho que no habrá persecusiones ni cacería de brujas de los que dejan la nómina. Si alguien violentó la Ley tendrá que pagar con cárcel. Para ellos habrá cárcel, está dicho.

En términos más llanos deberemos entender que no se dará la apertura de cuentas públicas de los ayuntamientos, organismos descentralizados y menos del gobierno central.

Tocará a la siguiente legislatura, dominada por Acción Nacional, dictaminar sobre los gastos de los municipios en el último ejercicio, o el 2016.

Lo que sigue repercutiendo fuerte en los círculos políticos, es el mensaje que el sábado pronunció Cabeza de Vaca en las oficinas del partido azul. Esto en cuanto al fin de los “besamanos”.

Cuanta razón tiene. Cada seis años, el mismo día de la toma de posesión, se decretaba un espacio para el “saludo” al nuevo virrey por parte de personas y grupos.

Cada principio de año seguía la acostumbrada “Salutación de Año Nuevo” en que también representantes de organismos e instituciones acudían a Palacio a refrendar su respaldo al Gobernador en turno.

Cabeza promete romper con un círculo de genuflexión que se instituccionalizó desde quién sabe cuantos años atrás. No debe ni debió de existir. Es algo que lastima porque son las mismas caras, las mismas mulas y los mismos bueyes.

Ya encarrerados, hay algo que debería retomar el ejecutivo a partir de su llegada: Las audiencias públicas.

La ciudadanía no tiene acceso directo a su Gobernador desde la administración de Américo Villarreal Guerra. Fue el último que concedió en lo individual y colectivo. Y fue en Palacio como marca la palabra de los hombres derechos.

No está mal asignar un día a la semana para recibir a todo aquel que se interese en hablar o sugerir algo al Gobernador y a los secretarios del gabinete. Es algo que urge para acredentar la confianza ciudadana.

También lastiman las “inauguraciones” de obras o las “primeras piedras”. No deben exisstir si se realizan con fondos públicos. Simplemente entrar en servicio cuando están concluidas.

Mientras tannto los alcaldes se disponen a rendir sus informes. Son los últimos del trienio. Algunos lo rendirán en la más absoluta “pobreza”, ya sea en salones de cabildo o plazas públicas.

Todos o casi todos –si es que hay uno que deja recursos en caja- se “chutaron” hasta el último quinto. Es probable que gastaron el presupuesto de los tres últimos meses, que corresponden a los sucesores.

Se informa que, en Victoria, el de Fernando Méndez Cantú será en la explanada central del viejo edificio del 17 Hidalgo. En completao austeridad, no habrá luces ni videos.

Así debieran ser los informes. No lucimientos personales ni proyección para “chapulineos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.