EDUCACIÓN, TAREA DE TODOS

0
1349

 

Carlos Martínez Leal

Si revisamos la situación de la educación a nivel mundial, veremos la correlación entre educación y desarrollo, y no podría ser de otra manera, pues lo que distingue al hombre del mundo animal es su capacidad de aprender, de conocer y por lo tanto de transformar es decir: el pensar

Así vemos como desde Dinamarca que invierte el 8.7% de su Producto Interno Bruto (PIB) en educación tiene un Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 0.900, hasta Uruguay que invierte 4.36% en educación y tiene un IDH de 0.793. En nuestro país, lo que se invierte del PIB en educación es de 5.2% y su IDH es de 0.822; si lo vemos ahora en nuestro estado, del PIB se invierte un 3.1% en educación y el índice de desarrollo es de 0.837, que está por arriba de la media nacional 0.746; sin embargo si nos vamos a ver el IDH a nivel de municipios, vemos que solo dieciocho de los municipios se ubican en la franja de desarrollo alto, el 41.8% y el 58.2% restante en la franja media de desarrollo, agrupando a 25 municipios. Lo cierto es que dicha medición es engañosa, pues si bien entre los 18 se encuentran: Abasolo, Jiménez, Xicoténcatl, Guerrero, Camargo, Rio Bravo, Valle Hermoso, Altamira, Gustavo Díaz Ordaz, El Mante, Mier, Miguel Alemán, Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Victoria, Tampico y Ciudad Madero; al ver los parámetros que se toman en cuenta y se ponderan para medir el grado de progreso, vemos que son:

a).- Una vida larga y saludable medida por la esperanza de vida al nacer, b).- La educación medida por la taza de alfabetización de adultos y la taza bruta de matriculación combinada, así como c).- el nivel de ingreso.

Esto es importante saberlo porque en la mayoría de estos 18 municipios y en los demás el problema de la inseguridad ha hecho estragos en estos parámetros sobre todo entre la juventud de origen humilde que al no tener una expectativa de desarrollo en nuestro país, -pues antes su vida se concretaba a terminar la telesecundaria en sus ejidos o en sus colonias marginadas y al terminar emigraban hacia los Estados Unidos de Norteamérica (E.U.), ya que en él se encontraban sus familiares, padre o hermano, primo, tío, amigo, paisano, etc.; y ya les tenían un “trabajo”-, sin embargo eso se acabó de manera tan repentina como drástica hace unos diez años.

Debido a esto los campesinos, las madres de familia, los colonos humildes acudieron a solicitar escuelas de Nivel Medio Superior a los gobernantes que les ayudaran para que sus hijos estudiaran y ya no se fueran a enfrentar una nueva realidad que a varios los desapareció para siempre. Ante la negativa de los encargados de la educación tuvieron que pedir una y otra vez a toda clase de funcionarios sin tener respuesta, hasta que lograron que el Gobernador escuchara y dispusiera se les apoyara. Es así como cientos de jóvenes de extracción humilde en edad de estudiar su educación Media Superior (Bachillerato) pudieron hacerlo. Con un gran esfuerzo y el apoyo de gobernantes, maestros con conciencia de servicio han logrado egresar a más de siete generaciones, avanzar en la construcción de sus aulas ya que los campesinos y colonos lucharon por el terreno y la construcción de los inmuebles. Aún falta mucho por hacer, sin embargo estos años han demostrado que es posible lograr la educación media superior, si se involucra a: Gobernantes, funcionarios encargados de la educación, autoridades municipales, padres de familia, comunidad en general, alumnos y maestros. Esta gran experiencia les ha demostrado que pueden luchar y lograr la educación de sus hijos.

Por eso es cuestionable que funcionarios que van llegando a hacerse cargo de la tarea educativa, sin tomar en cuenta este gran esfuerzo, utilicen su cargo para empezar a negar el estudio que con tanto esfuerzo han obtenido jóvenes adolescentes que de no contar con éste apoyo se habrían perdido y se perderán en el futuro en actividades delictivas que han hecho derrumbarse a los tres parámetros que ponderan el Índice de Desarrollo Humano (IDH) a).-Ya no hay para estos jóvenes una vida larga y saludable, pues su esperanza de vida se reduce entre los quince y dieciocho años si bien les va. b).-No completan su educación media superior a pesar de que esta es ahora obligatoria y precisamente fue el legislador tamaulipeco quien la propuso para que fuera elevado al rango de ley. c).- Estos jóvenes en sus nuevas actividades obtienen un nivel de ingreso alto, que solo es efímero y que los conduce en poco tiempo a la tumba o a la muerte en vida.

Gobiernos van y gobiernos vienen y el problema no se resuelve, por eso el voto mayoritario mando una llamada de auxilio, un SOS para tener un nuevo gobierno que se emplee en cambiar esta situación. Hay empleados que dependen del Lic. Pablo Cantú Hinojosa, Director General del Colegio de Bachilleres de Tamaulipas (COBAT) que le hacen un flaco favor al C. Gobernador del Estado Lic. Francisco J. García Cabeza de Vaca, al iniciar un ataque sin tregua a quienes con el esfuerzo de años, y que a pesar de funcionarios burócratas, lograron con la sensibilidad de gobernantes preocupados, mostrar un camino para enfrentar e ir resolviendo el problema educativo de sus hijos, esto en una formula sencilla y obvia: ¡la educación es tarea de todos!.

Por este medio pedimos al C. Lic. Pablo Cantú Hinojosa el apoyo necesario para que los jóvenes humildes del Altiplano tamaulipeco y de la Sierra Chiquita puedan continuar con sus escuelas logradas en una lucha sin par. Y al C. Gobernador del Estado su intervención para que lo logrado por la lucha del pueblo en estos años aciagos siga avanzando y se cumplan así las expectativas creadas por su gobierno, y el pueblo organizado que busca incansable los caminos de su mejoría de vida encuentre quien los escuche, y de esta manera tengan comprensión y apoyo por quienes prometieron impulsar un cambio en el estado, y sobre todo en la educación, pilar fundamental del desarrollo.

Cuarto Poder de Tamaulipas/