OPINIÓN PÚBLICA/ Maki Ortiz, hambre de billetes

0
603

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Como en casi todos los lugares en que toma la palabra, Maki Esther Ortiz Domínguez fue a hacer el ridículo a la Cámara de Diputados.
Aficionados a los tacos, elotes y otros antojitos se encargaron a través de redes sociales (ConLosTacosNo), de decirle, restregarle en su cara que con ese tema no se meta… La inmensa mayoría del pueblo mexica es taquero y más en la frontera.
La mujer es objeto de críticas y burlas por todo el país y allende las fronteras. Se llevó entre las patas la imagen de los tamaulipecos.
Se le ocurrió (¿de qué otra manera se le puede llamar si no es ocurrencia?) una Ley del Impuesto a la Informidad –federal- para “mochar” a los negocios callejeros con hasta el cinco por ciento de sus ganancias (¿acaso ventas?).
Ya no ve lo duro sino lo tupido. Una estupidez que no debió haber encodificado.
Según su idea, la Cámara de Diputados tendría que elaborar dicha Ley para meter a la formalidad a quienes venden garnachas por un monto inferior a los dos millones de pesos anuales.
Los legisladores tomaron su propuesta a chacoteo, pero ¿ella podrá imponer ese cobro en Reynosa, donde es presidenta municipal?.
No se duda. Trae sed, hambre de billetes pero ¿para qué los quiere?. Alimenta una burocracia desbordante.
Con más seriedad lo tomaron los diputados locales de la 63 legislatura (la pasada), al recibir la propuesta de tabla de valores catastrales que envió para cobrar el impuesto predial en el 2020. Pide un aumento del diez por ciento en relación al 2019, muy por encima de la inflación.
Otro aumento viene del año anterior y así desde que llegó a la alcaldía en el 2016.
Solo un ejemplo: En 2017 los propietarios de inmuebles en la calle Morelos, entre Hidalgo y Juárez (centro de Reynosa) fueron gravados sobre un valor de cinco mil 215 pesos por metro cuadrado; en 2018 subió el valor a cinco mil 791; en 2019 a cinco mil 791 y en 2020 el cálculo se hará sobre siete mil siete pesos. Alrededor de dos milpesos más, algo fuera de lo común.
Digamos que los incrementos suman 40 por ciento en cuatro años ¿se lo permitirá el nuevo coordinador parlamentario Gerardo Peña Flores? También vive en Reynosa y sabe como se rifan las cosas por allá.
Para el año venidero, MEOD quiere un aumento de valores parejo, ricos y jodidos.
En 2017 los residentes más vulnerables (económicamente), colonias Juan Escutia, Ernesto Zedillo, Azteca, Nuevo Tamaulipas y Revolución Verde, pagaban sobre 160 pesos metro cuadrado. En 2020 –si lo permiten los diputados-, recibirán un cobro calculado en valor de 204 pesos.
La Doña quiere sacar dinero hasta por debajo de las piedras. Se insiste ¿para qué quiere tanto dinero?.
Una rápida revisión a la nómina del municipio nos hace saber que cobran ocho mil 790 almas incluyéndola a ella, los regidores, jefes de secretarías y hasta el último bombero. El presupuesto eso de dos mil 21 millones de pesos anuales.
Si comparamos con otros municipios más o menos del “mismo pelo”, Reynosa anda más de tres veces arriba en personal ¿para eso quiere la lana?.
Matamoros –otro municipio cuyas tablas serán analizadas debidamente por el Congreso-, tiene en nómina a dos mil 670 personas, mientras Tampico registra dos mil 587.
Pronto conoceremos el proyecto de presupuesto de ingresos que la señora enviará al Congreso. Debe hacerlo antes del 10 de noviembre.
Más rápido los diputados –bajo la coordinación de Peña Flores- dirán si se autoriza el aumento a los valores de propiedad y construcción, o dejan los mismos del 19´ para no lesionar la economía de los residentes de aquella frontera.
Y si se le ocurre cobrar a los eloteros y frintangueros, tiene que pedirle permiso al Congreso.
No quisiéramos imaginar que Ortiz Domínguez llegue un día a presidir el gobierno de Tamaulipas. No le iría muy bien a quienes viven de los tacos y garnachas callejeras.
Volviendo, ahora en específico con Matamoros, la legislatura 64 tiene en estudio el proyecto de valores enviado por el alcalde Mario López Hernández. También quiere subir el diez por ciento a los propietarios de inmuebles. El dictamen está pendiente.
De todas maneras Matamoros tiene cifras muy diferentes. Los terrenos registran menos valor catastral. El metro cuadrado más alto se dará en 2020 en el fraccionamiento Villa del Río, a dos mil 750 pesos metro; el Río anda en dos mil 200 y Jardín mil 650.
En general son 39 municipios que no subieron los valores para no lastimar la economía de los ciudadanos. Tres alcaldes quieren rasguñar el bolsillo de los causantes y uno, el de Tula, Lenin “Hermano Lelo” Coronado, presentó un galimatías al que no le entienden los representantes populares. Sigue si aprobarse.
En resumen, se nos hace que el poder legislativo debe poner un límite al gasto de personal y corriente de los ayuntamientos. Como nadie les supervisa los egresos, se sirven con la cuchara grande.
La última de Morena: Le jefa nacional Yeidckol Polevnsky pidió cancelar la elección de la dirigencia nacional, comenzando con las asambleas distritales que se realizarán este fin de semana. No hay confianza en el padrón y funcionarios del propio gobierno federal tienen las manos metidas.
Enlista varias entidades donde los delegados pejistas intervienen, pero no está Tamaulipas. Le faltó decir que el JR Gómez Leal tiene no solo la mano metida sino hasta la pata. Como que ya es tiempo que el presidente meta orden.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/