OPINIÓN PÚBLICA/ Los seis “gobernadorcitos”

0
1180

 

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La semana anterior se dio el escándalo de las becas millonarias que el sexenio anterior concedió a hijos de gente adinerada de Victoria.
Otorgar a estudiantes del Tec de Monterrey, UDEM, UR y otras universidades millonarias de Nuevo León, no es algo nuevo pero ¿dentro de la Ley?.
Las becas Sinergia se otorgan a estudiantes universitarios de escuelas particulares que mantengan un promedio de nueve en calificaciones, y solo de ocho en la licenciatura de Medicina.
En septiembre del 2006 el Gobernador Eugenio Hernández Flores repartió cheques a los universitarios tamaulipecos en Nuevo León. El evento fue en la Facultad de Contaduría de la UANL.
Es mas, a partir de ahí, Geño anunció que a nuestros paisanos se les entregarían boletos gratis para presenciar los partidos de beisbol de los Sultanes. Esto para que no se sintieran tristes los fines de semana lejos de su familia y su tierra.
Creó también una bolsa de trabajo, descuentos en el transporte para ir y venir a ciudad Victoria; descuentos en restaurantes de comida rápida y asesoría jurídica para aquellos que lo necesitaran.
A este 2016, las becas para la muchachada de nueve de calificación andan en 12 mil pesillos, es decir, un promedio de mil mensuales.
Además, tienen la posibilidad de conseguir otros dos mil por año para el transporte. Lo máximo 14 mil del águila.
También hay becas para la excelencia. Tienen derecho aquellos con promedio de 95 o más.
La lanita es de 10 a 20 mil.
Es un programa con recursos federales. Ahora mismo el Instituto Tamaulipeco de Becas y Crédito Educativo está por asignar los apoyos para el 2016-17. Los resultados deberán publicarse el 21 del presente.
Hasta ahí todo marcha bien. Aquí empiezan los “peros”.
Las regla de operación del programa (el gobierno estatal pone una pizcacha) dice que los becados “deben provenir de un hogar cuyo ingreso sea igual o menor a cuatro salarios mínimos per cápita (por persona) por familia”.
En promedio un “mínimo” vienen siendo alrededor de 75 pesotes por jornal (por día), que representan dos mil 250 cada mes.
Si la reglamentación menciona cuatro jornales, quiere decir que son 300 devaluados diarios, o sea nueve mil cada 30 días.
Y bueno, en una familia puede haber cuatro miembros que trabajen (padre, madre y dos hermanos), lo que da un promedio de 36 mil del águila ¿tienen derecho los que recibieron durante el desgobierno egidista?.
Otro pero: Solo pueden recibir el beneficio quienes están inscritos en escuelas que funcionan en Tamaulipas ¿por qué los apoyos a Nuevo León?. Nunca lo explicaron. A lo mejor estuvieron haciendo cosas buenas que parecen malas.
Una cosa sí es cierto: Donde hay dinero federal no se permite desviar los objetivos. En todo caso fue dinero del gobierno estatal.
En el 2013, Egidio fue al Tecnológico de Monterrey a repartir los cheques. Ahí reunió a estudiantes locales de la UDEM, UR, CEDIM, Tec Milenio, que son las instituciones que cobran alrededor de cinco mil dólares por semestre.
Cada año estuvo haciendo lo mismo. Repartió cheques como volantes ¿violando la reglamentación?.
La principal sospecha de ilegalidad está en que se estuvieron otorgando becas millonarias a jóvenes que no reunían el principal requisito: Los mínimos de nueve y 9.5 para la excelencia.
¿Deben regresar el dinero? Claro que sí.
Para que ellos, los ricos, disfrutaran de un subsidio oficial en la colegiatura de las instituciones más caras de Nuevo León, el ITABEC se dedicó a perseguir a cientos de muchachos que recibieron crédito educativo y no han pagado.
No es gratis. Se les cobra un interés del seis por ciento.
¿La llamada “beca naranja”?. Eso es otro asunto. Cada Gobernador puede becar a sus amigos o los hijos de sus compadres en donde mejor le plazca.
Así tenemos que los gobernadores han enviado gente a España, Italia, Suiza y otros países solo porque lo piden sus cuates.
En otros temas, mire que el Gobierno del Estado (el Gobernador) mantendrá seis oficinas regionales que manejarán directamente los asuntos de la administración en los municipios.
Si se cumple el objetivo, la medida es magnífica: Le atarán las manos a los alcaldes bandidos.
Ellos -los jefes de la ORR- se encargarán de la aplicación y ministración de los recursos de obras y acciones, de coordinar las dependencias del estado. Serán los “gobernadorcitos” en cada región.
Ganarán su sueldo y tendrán oficinas propias con varios departamentos: Enlace Regional, Administrativo, Jurídico y Recursos Humanos (y personal operativo). Toda una estructura para funcionar.
Que sea para bien. Que al final de los dos y cinco años – por aquellos que se reelijan-, no se diga que las presidencias generaron una nueva “comalada” de millonarios.
Por lo demás, el poder se concentra y no se comparte jamás. De esas oficinas regionales –si sus titulares hacen buen desempeño-, saldrán candidatos a diputaciones federales, diputados locales, presidentes y, en un descuido, hasta senadores.
Estos no serán los ET (enlaces territoriales) que mantuvo Egidio Torre. Eran secretarios o directores generales a los que se encargaba el control político de las regiones. Su objetivo era la grilla.
Tampoco los RT (representantes territoriales) del geñismo, destinados al trabajo partidista (del PRI).
Oficialmente, las de esta administración se llaman Oficinas de Representación Regional del Gobierno del Estado y hay un coordinador estatal. Serán extensiones del ejecutivo que, además, tendrán cercanía con las comunidades.
Este miércoles hay sesión de cabildo en el cabildo victorense que preside Oscar Almaraz Smer. Deberá de aprobarse la Ley de Ingresos para el ejercicio 2017, la cual se turnará de inmediato al Congreso para su ratificación o corrección.

Cuarto Poder de Tamaulipas/