OPINIÓN PÚBLICA/ Los diputados y su preparación académica

0
1124

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Pues bien amigo lector, como cada tres años, le vamos a exponer los grados académicos de nuestros futuros diputados al Congreso de Tamaulipas, para que usted se vaya formando un criterio de la capacidad y especialización de cada quien.

Entrarán en funciones el uno de octubre.

El comentario previo es que, para ser legislador, no se necesita tener una licenciatura o maestría. Es  más, pudiera haber gente más preparada entre los sin título que aquellos que fueron a calentar asiento a las universidades.

De todas maneras, aunque hayan comprado el papel o procedan de instituciones “patito”, no deja de ser una referencia.

Los datos que tenemos, según el área de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública, de los 36 futuros once no tienen carrera de licenciatura o técnico en algo.

De los que tienen colgado (de adorno) en la sala de su casa un “cuero de marrano”, siete provienen de la UAT, lo que por primera vez representa una mayoría.

Del Tec de Monterrey son egresados cuatro y tres de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Una de Lasalle.

Con nivel de posgrado solo hay uno y es el doctorcito Héctor Escobar Salazar, egresado de la Universidad del Noreste de México, A.C. (privada), mientras que los de maestría son tres.

Tenemos un chapinguero, Roque Hernández Cardona, licenciado en ingeniería forestal con orientación en economía.

De otras universidades privadas: Juana Alicia Sánchez Jiménez (repetidora en el Congreso), es psicóloga por la Universidad Tamaulipeca de Reynosa;  Francisco Garza de Coss por la México Americana del Norte; Yahleel Abdala y Carmen Lilia Canturosas fueron compañeras en la Valle del Bravo

Hay un médico, Juan Enrique Liceaga Pineda, egresado de la UAT.

Desde luego que un veterinario, “La Quinita” Hernández Correa, repetidor en el Congreso, cuya máxima iniciativa fue la de pedir un decreto para “festejar” el Día del Caballo.

Un licenciado en Comercialización Agroindustrial (por la UAT), Rigoberto Ramos Ordóñez.

Comunicadoras son dos, una arquitecta, una contadora y una diseñadora gráfica (de Lasalle Victoria, la única de esa casa de cultura).

Después de hacer esta breve exposición cabe preguntar ¿qué es lo que más necesita nuestro Congreso?. Abogados, mejor conocidos como picapleitos, son los menos ¿harán falta?.

Un varoncito tiene la licenciatura en Comercio Exterior ¿se necesitan más de ellos?. No lo sabemos todavía. El doctorcito pudiera no servir ni para sacar un perro a hacer sus necesidades.

Por otro lado, en medios electorales la novedad es que Don Miguel Angel Chávez García acaba de entablar juicio laboral en contra del IETAM, porque no le pagaron cuando renunció (se hizo efectiva) como Presidente el 31 de diciembre del 2018.

Es lo mejorcito que ha pasado por el Instituto desde que fue creado.

Reclama lo mismo que su antecesor, Jesús Eduardo Hernández Anguiano, quien le “bajó” al organismo casi dos melones de pesos en tres recursos que dirimió ante tribunales.

Hernández fue designado el dos de septiembre del 2015 por un ciclo de siete años, que todavía no se cumplen (hasta el 2022) pero renunció en medio de un escándalo en que el INE ejerció funciones de atracción para destituir a Alfonso Guadalupe Torres Carrillo, recién nombrado Secretario Ejecutivo pese a su pasado panista.

Pues bien, Don Miguel reclama: Término del cargo, prima de antigüedad, parte proporcional de vacaciones y de prima vacacional, subsidio del impuesto sobre la renta y otros, entendiendo que la Ley les prohíbe que trabajen en algo relacionado durante los siguientes dos años.

Jesús Eduardo recurrió a la Sala Monterrey del TRIFE donde le concedieron todo. Es fecha que anda “perdido” y no necesita chambear.

En asunto diferente, según el último informe financiero (16 de agosto) de Morena en Tamaulipas, tiene en caja y bancos la cifra de 12.1 millones de pesillos, una cantidad bastante buena ¿quiere comprar edificio propio?.

En su política de austeridad la jerarquía no entiende que la lana que viene del erario es para gastarse y no para hacer “cochinito”.

Ingresaron 18.3 millones y sus gastos ascendieron a 6.1. Les queda para construir  un buen edificio en el primer cuadro de la ciudad ¿por qué no? Su proyecto es a largo plazo y, si fallan, pronto no tendrán a su disposición tanta lana.

Los “ahorritos” les permitieron obtener réditos bancarios por tres mil 327 pesos ¿por qué no depositan a plazo?. Se vale ganar.

Entre los gastos del segundo trimestre destacan un millón 188 mil por la compra de equipo fotográfico para comunicación social ¿producir sus spots de propaganda?.

Los “ahorritos” parecen ser la “moda” de temporada. El PAN tiene 9.8 melones listos para el gasto ordinario.

Mientras la procedencia de la lana morenista es el subsidio estatal y federal, Acción Nacional destaca que 840 mil le llegaron como “aportación” de sus militantes, lo cual deja un buen sabor de boca porque significa que no viven totalmente del erario. Saben pasar la charola.

¿Qué con el PRI? por aquello de hablar de los tres principales partidos (por su clientela electoral) Que nos debe los dos primeros informes trimestrales del 2019. La gente que ahí cobra es omisa de las obligaciones de transparencia. Hacen lo posible por ocultar sus actividades.

De última hora nos llega un boletín del informe del senador Américo Villarreal Anaya, que rindió en Tampico igual que su colega Guadalupe Covarrubias.

Si le hacemos caso al documento, el hombre habló como si ya fuera Gobernador de Tamaulipas pues aseguró que “se ha trabajado con austeridad y capacidad para garantizar la seguridad, mejorar la justicia cotidiana, y promover el desarrollo económico, así como la reducción de la desigualdad social”.

El evento fue adornado por una ristra de estrellas como Don Ricardo Monreal Avila, pastorcillo del Senado, la gerenta de Morena, Yeidckol Polevnsky y una pléyade de luminarias de lo cual luego abundaremos.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/