OPINIÓN PÚBLICA/ Futuro del PRI Tamaulipas

0
1113

Por: Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La sangre no llegó al río. Los priístas ya tienen dirigente. Después de darse hasta con la cubeta, en apariencia terminaron en unidad.
Si bien el perdedor Oscar Luebbert Gutiérrez dijo “aceptar los resultados” de la votación, a leguas se notó que no lo dijo con sinceridad. Lo ofendieron mucho. Hay un disgusto que puede aflorar en los siguientes meses, máxime si no es tomado en cuenta (o su esposa) por su partido para los puestos de elección del 2018.
La conciliación de Guajardo: “Reitero mi agradecimiento a la confianza que el día de hoy me han entregado, y ratifico mi compromiso de que en el partido todos cabemos, todos ganamos…Vamos por el 2018”.
Fue una guerra sucia en que al de Reynosa le tocó la peor parte. Desde lugares recónditos se alentaron ataques de la prensa en su contra, por aquello de sus “relaciones” con grupos de la delincuencia.
Dos días antes de la asamblea priísta, corrieron versiones de la compra de votos por muy diferentes vías. Una proveniente de funcionarios del gobierno, ex gobernadores y sus equipos de colaboradores.
A Guajardo apenas le tocó un raspón por una llamada de atención de la Secretaría de la Función Pública, como funcionario federal, y la exhibición de recibir ayuda desde la General de Gobierno.
En la praxis estaba obligado a ganar. El Consejo Político Estatal priísta es el mismo que dejó el ex Gobernador Egidio Torre Cantú. Los integran los alcaldes (candidatos) que seleccionó, diputados locales que él palomeó, dirigentes municipales y hasta el CDE. El favor del “dedazo” se lo deben a él.
En la CNC es la misma estructura que dejó con Florentino Aarón Sáenz Cobos. En torno se juntaron los ex secretarios generales y la presión del Cremas Mayor, Ernesto Guajardo Maldonado.
La CNOP es la misma que eligió Egidio con Efraín de León León a la cabeza. Lo impuso desde la esquina del poder.
Delegados federales son prácticamente los que recomendó a comienzos del 2013.
Extraño sería que no ganara “Checo”. Tenía la estructura para alzarse con el triunfo.
Después de todo, no es la primera vez que el partido dominante impone dirigentes a las oposiciones. Es el camino que les enseñó el PRI. Le pagan con la misma moneda.
Si no hay escurrimientos, lo que sigue es la reorganización rumbo a la campaña del 2018. Si realmente trabajan en unidad, tienen posibilidades de conservar las alcaldías que ya tienen, o aumentarlas.
El siguiente desencuentro será por el nombramiento de esos candidatos. Ya con el control del consejo político, los ex Gobernadores van a querer meter su mano ¿Candidatos a modo?.
La gran final se dará por las fórmulas rumbo al Senado, un varón y una mujer. Desde ahora hay que apuntar a gente de la misma corriente ¿Por qué no Ramiro Ramos Salinas y Griselda Carrillo Reyes? ¿Por qué no Egidio Torre Cantú?.
A partir de ahora, “Checo” Guajardo será asediado por aspirantes a ocupar candidaturas a alcaldías y diputaciones, sin olvidar a los que van por la reelección. Será factor decisivo.
Si Luebbert vendió caro su amor –no denunció irregularidades-, ya lo veremos en las boletas del año venidero, o bien a su esposa Esther Camargo (ahora diputada federal).
De no iniciar una operación “cicatriz” con los delegados perdedores, pueden ocurrir sorpresas en resultados de ayuntamientos. De boca decir que apoyan; por debajo trabajar para las oposición.
Si realmente Guajardo va a estar al servicio del PAN, lo irá develando el tiempo ¿Acaso estrategia azul-tricolor para cerrar las puertas a San Peje?.
Por lo pronto la sangre no llegó al río.
El líder del magisterio estatal, Rigoberto Guevara Vázquez, vuelve a advertir a la Secretaría de Educación: Grupos escolares pueden quedarse sin maestro por el burocratismo en los trámites de regularización por adscripción a nuevos centros de trabajo, claves y pagos atrasados. Los únicos perdedores serán los niños.
Por lo menos deja libre de responsabilidad al secretario Héctor Escobar: “Fuera del secretario, los jefes y directores de la Secretaría de Educación, no hacen lo que les corresponde”.
Desde la ciudad de México llega la señal de cómo se manejarán las candidaturas de Morena para la elección del 2018. El “dedazo” de López Obrador favoreció a Claudia Sheinbaum Pardo como aspirante a la Jefatura de Gobierno, sin dar derecho de pataleo a otros que disputaban la posición.
Las aparentes encuestas ciudadanas ni voltearon a ver a un Martín Batres o Ricardo Monreal que se hacían ilusiones de abanderar a los morenos.
En Tamaulipas se impondrá la palabra del señor López. Vienen candidatos de nombres tan conocidos como Américo Villarreal Anaya, Felipe Garza Narváez, Eduardo Gattas Báez, JR Gómez Leal. Las encuestas así lo dirán.
Si volvemos con los priístas, este lunes deberá regresar a la Cámara de Diputados el señor Alejandro Guevara Cobo. Pidió permiso por 14 días para no perder más la nómina.
Le apostaba al dedazo para llegar a la presidencia estatal del PRI. Sus contrincantes no se amedrentaron. Se vio en la necesidad de retirar su candidatura un día antes de la elección. Volverá más tarde con la intención de ser senador.
Terminó el sueño del equipo infantil de Reynosa por convertirse en campeones mundiales de beisbol. Perdieron. A través de los medios, se les habían creado expectativas de más.
Los mexicanos solo han ganado tres campeonatos mundiales. Dos equipos de Monterrey, y uno de Guadalupe, Nuevo León (1957,1958 y 1997). Subcampeonatos varios, entre ellos grupos de Tamaulipas.
Este domingo el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca escribió en twitter: Gracias liga Treviño Kelly por representar a México y a Tamaulipas como unos verdaderos campeones en Litle League ¡Felicidades Reynosa!.
A echarle ganas por otro año. Puede ser a la próxima.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/