OPINIÓN PÚBLICA/ En la orfandad política

0
588

Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Se salió con la suya sin importarle la destrucción del partido. Ricardo Anaya Cortés se perfila ya como el seguro candidato de la coalición tripartidista rumbo a la Presidencia de la República.
En el camino dejó el regadero de cadáveres militantes de su propia organización, el PAN. Salió raspado y golpeado pero se salvó él.
No le importó dividir y desmembrar a la poderosa maquinaria azul. Se peleó con media estructura. Otros y otras se fueron como Margarita Zavala que ahora es aspirante por la vía de sin partido.
Sumó en su contra y se echó a la espalda un alacrán que despacha desde su hacienda en Guanajuato, Vicente Fox Quesada.
Con rudeza innecesaria, ni “peló” a Rafael Moreno Valle, ex Gobernador que dejó endeudado a Puebla. No le concedió ni el derecho de “pataleo”
En Tamaulipas es el más conocido de los aspirantes de perfil panista, aunque también el más señalado de mantener “relaciones peligrosas”.
Muy seguido estuvo por estas tierras, ya como invitado a eventos proselitistas con empresarios, cabalgatas, o a los informes de su fiel seguidora Elva Valles Olvera, diputada federal.
Abordo del tren morenista, ella pensó que sería senadora o de perdido candidata a la presidencia municipal de Victoria. Los descarrillaron los canallistas.
Casi entrando en la senectud, la Doña se queda en la orfandad política. Se acabó su buena estrella.
Hubiera (¡Ese hubiera!) sido buena candidata a gobernar los destinos de los victorenses. A lo mejor necesitamos una agrónoma fitotecnista para resolver nuestros problemas de inseguridad, obras y servicios.
El diez de marzo estará cumpliendo los primeros 58 añitos. Para cuando se vuelva a presentar la oportunidad será demasiado tarde. Después del sesentón, difícil resistir una intensa campaña de proselitismo. Cada vez hay más traidores y los enemigos se ponen más alertas.
Si el padrino es “bueno” podría llegar por la vía plurinominal al Congreso del Estado en el 2019. Si no, a volver a las clases en el Cebetis.
Es la primea viuda política del fracasado Moreno Valle Rosas. No única porque hay más por ahí. Creyeron en el proyecto de aquel muchacho que un día estuvo de vacaciones en Victoria y, aprovechando los ratos libres, trabajaba para la empresa Fosfatos,propiedad de su abuelo, que contaminaba las colonias de La Libertad, Lázaro, Enrique Cárdenas, México, anexas y similares hasta que fue clausurada.
Lástima porque él también es buen elemento, sabe de negocios. De darse su llegada a Los Pinos, no se le haría lejos vender a México.
No es tonto ni está manco. Aunque Anaya jura que nunca lo traicionará, se sabe que el poblano ha negociado con el grupo de “Pepe Toño” Meade para seguir pegado a la ubre gubernamental. Se iría a la campaña con la promesa de alguna nómina ¿Regresar al PRI? Difícil pero no imposible. Detrás de él iría su amiga de la colonia Sierra Ventana.
Pues bien, con la virtual candidatura de Anaya se definieron los precandidatos de los tres principales partidos (PRI y socios), PAN (y asociados) y MORENA.
La constitucional del 2018 será un choque de trenes agravado por rencores y traiciones.
El PRI llevará como socios a los profes del Panal, Verde Ecologista y los aleluyos del PES. Los azules, decíamos, van con el PRD y Movimiento Ciudadano. Don Peje y su Morena con el Partido del Trabajo.
¿Quién va a ganar? Si le hacemos caso a los sondeos de opinión, en diciembre del año venidero estará tomando posesión de Los Pinos el hombre de Macuspana.
Si pierde, como él mismo dice, se irá a La Chingada, su rancho que tiene en aquella entidad herencia de su padre. Si gana nos llevará a todos… Para allá mismo, también sin derecho de pataleo.
En Tamaulipas el panorama pinta igual, los priístas harán mancuerna con Nueva Alianza, lo que queda del Verde y los tramposos hermanos Pineda Morín, del PES, capaces de vender su alma al demonio con tal de conservar los subsidios del gobierno, que ya probaron en el último año.
Por el establo panista, hablando de la elección local, van en maridaje con la vieja élite que explotó las siglas del PRD, ahora con apoyos desde Palacio de Gobierno. Con el Movimiento Ciudadano y el chavo alegre, el PAN gobierno no quiere ni jugar a las canicas… Por aquello que se le pierdan.
Don Gustavo y su pupilo Mario Ramos Tamez tendrán que nadar con sus propios guajes. La mala fama de encargará de ellos.
Y mire lo que son las cosas, un individuo que hace algunos ayeres fue delegado del IMSS en Tamaulipas debuta como jefe de la API (puerto) de Tampico. Se llama Eduardo Rafael Luque Altamirano, abogado por la UNAM.
Viene del Estado de México donde fue delegado de Comunicaciones y Transportes. Según las acusaciones, allá dejó una cola más larga que un tren carguero. El hombre “desapareció” millones de pesos.
Fue delegado del Seguro en la entidad entre 1999 y 2004. De aquí lo enviaron con la misma chamba a Coahuila. Antes lo había sido en Veracruz ¿Un sabelotodo?.
El Cronista de Victoria, Francisco Ramos Aguirre, invita a la presentación del libro “Las Pastorelas en el Noroeste del Estado de Tamaulipas” escrito por Raúl González Zapata, profesor de la Universidad Politécnica Nacional y autor de otros trabajos. Es el miércoles a las seis de la tarde en la biblioteca del Paseo Méndez.
En la Universidad Autónoma de Tamaulipas, expertos desarrollan un proyecto que busca detectar a tiempo la enfermedad conocida como Dragón Amarillo de los cítricos.
Es un dispositivo móvil para la detección automática en el follaje mediante análisis de imagen, dijo el tesista Juan José Garza Saldaña. El objetivo es evitar pérdidas millonarias que sufren los citricultores.
Los diputados federales Edgardo Melhem Salinas y Miguel González Salum andan en la ciudad capital. Acompañaron al alcalde Oscar Almaraz Smer a la inauguración de calles pavimentadas, resultado de programas del Presupuesto de Egresos de la Federación autorizados por gestiones de los legisladores. Visitaron colonas y ejidos como Los Caballeros.

PD.- Este 12 de diciembre felicidades a las Lupes, en su día.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/