logo
“DISYUNTIVA ALIMENTARIA NACIONAL, RECONOCER EL FRACASO DEL CAMPO Y CAMBIAR O SEGUIR HASTA IGUALAR A ETIOPIA” PDF Imprimir Correo electrónico

• “México perdió su seguridad y soberanía alimentaria y queda a merced de las grandes empresas agro-exportadoras de los Estados Unidos” , “La contra reforma salinista al Art. 27 Constitucional  fue el tiro de gracia para el campo”

• “El diagnostico de la realidad que se vive en el campo la conoce bien el gobierno y la conocemos todos, pero la sufre y padecen los campesinos de México”.

ALFREDO GARCIA BECERRA

La gravedad  que vive el país en el campo requiere de la aplicación inmediata de políticas públicas que le oxigenen y reactiven, en ellas es ineludible que impere un sector rural lo más justo y productivo, más allá de los embates naturales y cambio climático, el peor daño que se sufre es la errónea conducción nacional en  la que se han privilegiado intereses que asfixian al sector primario y nos llevan a la dependencia alimentaria, un sector donde antes éramos potencia y que ahora  flagela la soberanía nacional.

El dedo en la llaga lo están poniendo ahora los integrantes del Consejo rector del Pacto por México, en el que se incluyen funcionarios del gabinete agropecuario, senadores, diputados y dirigentes campesinos  que acordaron iniciar en próximos días la mesa de diálogo para conformar una agenda que lleve a cabo en  lapso de tres meses la propuesta del “Pacto del Estado Mexicano con el Campo”.

Jesús Zambrano Grijalba Presidente en turno del Pacto por México y dirigente del PRD expuso que éste es un compromiso del gobierno federal, de los partidos políticos y de la sociedad, por lo que se debe aterrizar como un compromiso en el marco del Pacto por México.

Las propuestas de las organizaciones campesinas fueron planteadas por Marco Antonio Ortiz, del Frente Nacional Campesino; Valentín González Bautista, diputado federal del PRD e integrante del Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros (CONORP); Agustín Correa Hernández, coordinador del Congreso Agrario Permanente (CAP), y Gerardo Sánchez García, senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y miembro de la Confederación Nacional Campesina.

El representante del gobierno federal, Aurelio Nuño, jefe de la oficina de la Presidencia, aceptó que México requiere un nuevo pacto entre el campo y el gobierno federal y aprovecho el viaje para equiparar la necesidad de esta reforma  como las que dijo se han hecho en la educación, en las telecomunicaciones y como la que se plantea en el sistema financiero.

De las propuestas planteadas destaca la presentada por el diputado federal y dirigente de la Unión General de Obreros y  Campesinas de México Valentín González Bautista que expuso que durante las últimas tres décadas la agricultura mexicana dejo de tener como propósito principal la producción para abastecer el mercado nacional y agregó que  la firma del Tratado de Libre Comercio que suscribió México con Canadá y Estados Unidos agudizo el problema. “El diagnostico de la realidad que se vive en el campo la conoce bien el gobierno y la conocemos todos, pero la sufre y padecen los campesinos de México”.

El destacado legislador federal de Neza y amigo de los cooperativistas del Ingenio Mante, González Bautista  destacó que las políticas públicas que estimulaban las actividades agropecuarias mediante el reparto de los latifundios,  el otorgamiento de créditos, el aumento de la superficie de riego, la asignación de suministros tecnológicos y de cuadros técnicos  y científicos egresados de las universidades públicas, así como el apoyo a los programas de distribución y comercialización, permitieron que nuestro país durante al menos 50 años, después de la Revolución Mexicana, fuera autosuficiente en materia alimentaria. “La contra reforma salinista al Art. 27 Constitucional  fue el tiro de gracia para el campo”, subrayó.

En la actualidad, remarcó González Bautista,  los cultivos básicos apenas han crecido y en contraste el valor de las exportaciones agrícolas en productos como el aguacate, cítricos, frutas, jitomate, legumbres y hortalizas se han incrementado significativamente en los últimos 12 años. Contrario a estos crecimientos, en el mismo periodo, se ha registrado una drástica disminución en la producción de maíz, trigo, arroz, sorgo entre otros.

“Qué bien que hayan crecido las exportaciones de las hortalizas a Estados Unidos, por ejemplo,  pero que mal que tengamos 28 millones de mexicanos que solo hacen un alimento al día, sin que signifique que sea suficiente y de buena calidad. Esta es la causa principal que explica la Cruzada Contra el Hambre implementada por el actual Gobierno de la Republica”, enfatizó

González Bautista dio en el blanco,  “México perdió su seguridad y soberanía alimentaria y queda a merced de las grandes empresas agro-exportadoras de los Estados Unidos” y planteó  “Ante esta situación, el Gobierno de la Republica que encabeza el Lic. Enrique Peña Nieto, solo tiene dos caminos:

EL PRIMERO: Reconocer públicamente que el modelo de políticas públicas    implementadas en el campo han fracasado y,  de inmediato, implementar nuevas políticas para incrementar la producción en el medio rural, tomando en cuenta las condiciones del mercado nacional y el entorno internacional.

EL SEGUNDO: Continuar con  las mismas políticas y condenar a 30 millones de mexicanos que tienen relación directa con el medio rural y seguir incrementando la pobreza rural, que es mucho más grave que en las zonas urbanas. Seguir descapitalizando al campo para que en 10 años México se convierta en el mayor importador mundial de productos agrícolas y carne. De continuar con estas políticas para el campo la disminución en la producción de alimentos pronto nos llevara a los niveles que hoy tiene Sudáfrica y Etiopia”.  

“El Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros (CONORP),organización de organizaciones que agrupa a 15 organizaciones de larga trayectoria en la lucha y resistencia campesinas, (dentro de las que se incluye la UGOCM), considera urgente implementar nuevas políticas públicas para garantizar  la seguridad y soberanía alimentaria;  dejar de importar el 45 por ciento de los alimentos básicos y dejar de depender del exterior para cubrir nuestras necesidades  alimentarias, para lo cual se hace necesario revisar el marco jurídico del sector,  no solo en la leyes reglamentarias, si no impulsar reformas constitucionales para alcanzar una nueva y moderna Reforma Agraria; establecer la planeación agropecuaria y los presupuestos multianuales; en la estructura de la administración pública es necesario y urgente una reingeniería institucional para delimitar claramente, qué dependencias del Ejecutivo Federal deben de estar en el área económica y cuales en el área social. Simplificar trámites administrativos, revisar las reglas de operación de los programas para hacerlas sencillas, transparentes, accesibles para las mujeres y los hombres del campo” destacó González Bautista.

En resumen comentó  “El Nuevo Pacto para el campo, que hoy se firma, no debe quedarse en una mera declaración, debe constituirse en un programa que como políticas públicas son urgentes de implementar” y concluyó  “El CONORP, plantea en este importante evento lo siguiente:

1.  Considerar la agricultura nacional como una actividad estratégica, la cual debe dedicarse fundamentalmente a satisfacer el consumo nacional con productos y materias primas a precios justos y adecuados, vendiendo sus excedentes a los distintos mercados extranjeros, y no únicamente a Estados Unidos.

2. Excluir el maíz, del Tratado de Libre Comercio y de otras negociones comerciales internacionales por considerarlo un producto altamente sensible, esencial para la vida de  los mexicanos, cuyo cultivo, por tanto, debe ser protegido y apoyado por el Estado. 

3. Elevar sustancialmente, cada año, el gasto publico agropecuario propuesto por el Ejecutivo y aprobado por el Congreso, sobre todo en materia de inversiones productivas, en el enriquecimiento y fortalecimiento de la infraestructura agrícola, en los pagos por daños a los agricultores por cambios climáticos, en el otorgamiento de paquetes de asistencia técnica, capacitación tecnológica y de créditos directos, así como de apoyos y estímulos a los productores que pretendan dedicarse a  la agricultura de exportación. 

4. Impulsar la creación de empresas agroindustriales, pequeñas, medianas y grandes, que permitan a los campesinos y productores incorporar valor agregado  a sus productos y materias primas, para venderlos a precios adecuados y rentables, tanto en el mercado nacional como internacional.

5. Sindicalización, conforme a la Ley Federal del Trabajo, de los trabajadores que prestan sus servicios a las empresas norteamericanas o filiales de las mismas, que operan en territorio nacional, que se benefician con la mano de obra barata disponible y que se dedican sobre todo a la exportación de hortalizas. Castigar severamente a quien contrate y explote a los niños como fuerza de trabajo agrícola.

6. Fortalecimiento tecnológico, crediticio, administrativo, organizativo de los ejidos, comunidades y productores en general sobre todo del aquellos dedicados a la producción de alimentos básicos, hasta alcanzar la autosuficiencia en esa materia, para mejorar, además, los niveles de consumo y de nutrición de los mexicanos.

7. Finalmente, que se obligue a la banca privada  para que otorguen créditos y financiamientos a los campesinos y productores, con tasas de interés preferenciales, por considerarse la agricultura una actividad estratégica nacional y, constituir una institución bancaria gubernamental que proporcione a los campesinos y agricultores en general créditos oportunos y baratos.

Las organizaciones integrantes del CONORP suscribimos el Pacto para el Campo en el marco del Pacto por México y reiteramos la lucha que estamos y seguiremos dando por la reivindicación de los problemas del campo”.

 

Cuarto Poder de Tamaulipas/